domingo

LECCIONES DE VIDA (30) - ELISABETH KÜBLER-ROSS Y DAVID KESSLER


4 / LA LECCIÓN DE LA PÉRDIDA (2)

DK (1)

Aprendí sobre la pérdida cuando me desperté en plena noche retorciéndome de dolor. En cuanto lo sentí, comprendí que era grave. Aquel dolor abdominal era mucho más que un dolor de estómago corriente. Visité a mi médico, que me recetó un antiácido y me indicó que hiciera un seguimiento del problema. Tres días más tarde, un jueves, el dolor había empeorado y el doctor decidió efectuar un examen más minucioso. Me ingresaron en el hospital durante todo un día para hacerme unas pruebas, incluyendo endoscopías del intestino grueso superior e inferior que le permitieran comprobar si algo en mi tracto gastrointestinal iba mal.

En la sala de recuperación el médico me explicó que habían descubierto un tumor que obstruía parcialmente la parte superior de mi intestino.

-¿Tendré que operarme? -pregunté alarmado.

-He efectuado una biopsia y la he enviado al laboratorio -respondió-. Lo sabremos el lunes.

Aunque sabía que eran tan probable que el tumor fuera benigno como maligno, mi mente y mis emociones volvieron a mi padre, quien había fallecido de un cáncer de colon. Durante aquellos cuatro días insoportables en que esperé los resultados de las pruebas, lamenté la pérdida de mi invulnerabilidad juvenil, de mi salud a e incluso de mi vida. El tumor era benigno, pero los sentimientos de pérdida de aquellos días fueron muy reales.

La mayoría de nosotros nos resistimos y luchamos contra las pérdidas que experimentamos a lo largo de nuestra vida y no comprendemos que la pérdida es vida y la vida es pérdida. La vida no puede cambiar y nosotros no podemos crecer si no existe la pérdida. Un antiguo dicho judío dice que si bailas en muchas bodas, llorarás en muchos funerales. Eso significa que si estamos en muchos comienzos también estaremos en muchos finales. Si tenemos muchos amigos, sentiremos muchas pérdidas.

Si creemos que hemos sufrido grandes pérdidas es sólo porque hemos recibido muchas bendiciones durante la vida. Las pérdidas que experimentamos pueden ser grandes o pequeñas, desde la muerte de uno de nuestros padres a no encontrar un número de teléfono. Y también pueden ser permanentes, como ocurre con la muerte, o temporales, como cuando añoramos a nuestros hijos mientras estamos en viaje de negocios. Hay cinco etapas que describen la forma en que reaccionamos frente a cualquier pérdida, no sólo ante la muerte. Estas etapas pueden aplicarse a todas nuestras pérdidas, ya sean grandes o pequeñas, permanentes o temporales. Supongamos que un hijo nuestro nace ciego. Experimentaremos una sensación de pérdida profunda y reaccionaremos de una de las siguientes maneras:

* Negación: “Los médicos dicen que no puede seguir lo objetos con la mirada, pero dadle tiempo y cuando crezca lo hará.”
* Rabia: “¡Los médicos tendrían que haber sabido! ¡Nos los tendrían que haber dicho antes! ¿Por qué Dios nos ha hecho esto?
* Negociación: “Podré soportarlo siempre que pueda aprender a cuidar de sí mismo cuando se mayor.”
* Depresión: “Es terrible. Su vida estará tan limitada…”
* Aceptación: “Nos enfrentaremos a los problemas conforme surjan. Y, a pesar de todo, podrá disfrutar de una buena vida llena de amor”.

Supongamos por otro lado, y desde un punto de vista más superficial, que se nos cae una lente de contacto. Podríamos responder a la pérdida de estas formas:

* Negación: “¡No puede ser que se haya perdido!”
* Rabia: “¡Maldita sea, tendría que haber sido más cuidadoso!”
* Negociación: “Prometo que, si la encuentro, seré más cuidadoso en el futuro.”
* Depresión: “¡Estoy tan triste por haberla perdido…! Ahora tendrá que comprar otra.”
* Aceptación: “No pasa nada. Tenía que perder una tarde o temprano. Encargaré otra por la mañana.”

No todo el mundo pasa por estas cinco etapas cuando experimenta una pérdida. Las reacciones no siempre ocurren en el mismo orden y podemos experimentar alguna de ellas en más de una ocasión. Sin embargo, sufrimos muchas pérdidas y de muchas maneras. Gracias a las pérdidas, adquirimos experiencia en este tipo de situaciones, tras lo cual estaremos más preparados para enfrentarnos a la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+