domingo

CIRO PÉREZ (2) - PELUQUERO Y MÚSICO AUTODIDACTA DE TIERRA ADENTRO




(si tiene problemas para visualizar el video, recorte y pegue en el navegador el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=NdtWVB3OmBI )



Una carrera de una riqueza tremenda. Este tango que estábamos escuchando lo tomamos de internet y el que lo puso en internet escribió: “El propósito de subir este tango a internet es mostrar la gran calidad de los arreglos e interpretaciones de estos extraordinarios guitarristas”. Además usted tuvo una etapa en la que se dedicó al canto.

Sí, eso fue al principio, yo tenía 17 años la primera vez que fui a Buenos Aires, y mi padre me hizo un permiso con el juez para poder salir porque era menor. Teníamos un dúo con otro muchacho y ganamos una guitarra en Canal 4 que había un programa que se llamaba “Guitarreada”.

¿El premio era una guitarra, no?

Sí, una Sentchordi.

¿Y siempre se pudo dedicar sólo a la música o tuvo otros trabajos también?

No, no, mi oficio fue la peluquería, soy peluquero. Aprendí el oficio con mi padre, cuando él empezó a trabajar en el Correo y viajaba a Montevideo. Nosotros vivíamos en el interior, en el Km. 90 de la Ruta 7. Y bueno, yo aprendí a cortar el pelo, pero cuando no tenía gente agarraba la guitarra, me pasaba tocando la guitarra.

Nos dicen también que usted grabó con Julio Cobelli acompañando a Olga Delgrossi, que hay grabaciones muy buenas.

Sí, sí, grabamos el año pasado. Hicimos un trabajo muy lindo con Julio.

¿Cómo es vivir esto desde Europa? Porque en su carrera hay una continuidad notoria con base en París y ahora en Córcega.

Sí, viví en París mucho tiempo pero ahora estoy más cerca de Italia, en el Mediterráneo. Esta isla es una belleza. En Europa empecé a hacer giras desde que llegué. Tuvimos Porque un cuarteto con Juan José Mosalini tuvimos un cuarteto y también tocábamos en Buenos Aires. Y con el bandoneonista Osvaldo Montes, hicimos un disco en Alemania que se llama: “El tango, mi refugio”,

¿Cómo era el trabajo con Zitarrosa en aquellos primeros años a los que usted se refirió?

Bueno, trabajábamos los temas de él, los que componía Alfredo, yo hacía los arreglos y mucha cosa a nivel armónico. Él tenía una particularidad, a él le gustaba que la guitarra estuviera de acuerdo a cada tema que hacía. No hacer mucha cosa moderna, más bien sencillo, con un toque diferente, el sonido, en fin, trabajo bien hecho.

¿Y a la hora de hacer los arreglos se juntaban sólo los guitarristas o se juntaban con él?

No, no, nos juntábamos con él. Cada uno tiraba una idea, una opinión, Alfredo decía algo y nosotros trabajábamos de acuerdo a la melodía y a los silencios que él nos daba en el espacio del canto, para adornar y para hacer arreglos.

Claro, eran otras épocas a la hora de las grabaciones. ¿Grababan todos juntos? Supongo que en ese tiempo no habría pistas.

Claro. Nos íbamos a Buenos Aires, estábamos grabando en Odeón. El único disco que hice acá, que fue antes de irse él, lo hicimos con Mario Núñez y Wilberto López en el estudio de Sondor, grabamos 6 temas, una cosa así. Eso fue lo último, después Alfredo ya se fue a España.

Y no había mucha chance de equivocarse tampoco, porque al grabar de la manera en que se grababa, había que ser muy preciso.

Claro, claro. Había que tener mucha concentración, todo tenía que estar muy digerido. Así que era una forma de trabajar muy especial también, muy concentrados, mucha atención a todo lo que hay dentro de un tema. Para arreglarlo, para no molestar al cantor y a la vez que se luzca el instrumento también.

¿Y en esa época Alfredo Zitarrosa era conocido? ¿Los espectáculos a los que iban eran muy populares o explotó después, a la vuelta del exilio?

No, no. Ya era muy conocido. En carnaval hacíamos 5, 6 o 7 tablados por noche. Era impresionante, andábamos por todos lados. Y los temas de y la forma de cantar de Alfredo gustaban muchísimo. Era muy querido Alfredo acá.

¿Usted estuvo básicamente en la década del ‘60 con él?

Exactamente. Arrancamos como en el ‘62.

El sábado van a presentar este disco en Kiyú, en el parador Suri. ¿Cómo fue la experiencia de hacer esto con María Elena Melo y qué opinión tiene del disco en sí?

Quedó muy lindo, aunque no hubo mucho ensayo. O sea, miramos un poquito los temas con ella, yo puse una guitarra de acompañamiento y después otra de apoyo. Así que quedó interesante porque la voz está muy bien puesta y los instrumentos también están perfectos. Es un disco variado y con un color  muy interesante ese disco. Tiene varios temas de Eladia Blázquez y también de Lucio Muniz.

El sábado entonces usted va a andar por allá por Kiyú. ¿Va con la familia?

Sí, la voy a acompañar a María, allí vamos a estar con mi guitarra gaucha que ya es parte mía.

¿Ha tocado en muchas guitarras desde que comenzó o hay alguna guitarra específica que haya estado con usted mucho tiempo?

La guitarra que tengo ahora la compré en Buenos Aires en el ‘74 cuando andaba con Alfredo. Es una Estrada Gómez. Siempre anduvo conmigo, es con la que he grabado y tocado siempre. Es una guitarra muy linda, muy especial, tiene su color, su sonido.

Y debe recibir un cuidado especial también porque es un instrumento delicado.

Por supuesto, no hay que dejarla en lugares húmedos ni donde haya mucho sol tampoco. Es peligroso porque puede deformar la madera.

Está exigido, entonces, en este verano que tenemos tan raro en Montevideo y en Canelones.

Sí, es verdad, el clima está muy cambiado, pero está en todos lados igual.

Ciro, nosotros le queremos agradecer por su música de siempre y en particular por esta visita que nos va a hacer el sábado que viene en el parador Suri.

Muchas gracias a ustedes. Fue un placer haber compartido este ratito. Que tengan un buen día.

JEREMY IRONS (2) - “LOS FUMADORES DEBERÍAN ESTAR PROTEGIDOS COMO LOS MINUSVÁLIDOS Y LOS NIÑOS”


Por Ixone Díaz Landaluce

¿Y qué cambios son esos?
Se ha de vivir de una forma más sostenible. Tenemos que dejar de ser una sociedad de usar y tirar. Deberíamos producir y consumir cosas que duren y comprar los productos que necesitamos, no aquellos que queremos. Y desarrollar economías que sean estables, no que crezcan cada año. Ese es el modelo antiguo que nos ha metido en tantos problemas porque la riqueza de las personas crecía a un ritmo diferente al de la economía. Ese modelo obligaba a la gente a endeudarse para comprar cosas y que la economía siguiera funcionando. Ahora, ese sistema ha explotado. 
¿Confía en que los políticos lo arreglen?
Me deprime escuchar a los líderes cuando dicen que hay que conseguir que la gente vuelva a consumir. ¡Eso no funciona! El modelo de los bancos no es el modelo de las personas. Mira lo que está pasando en España, donde han dejado que el valor del suelo y la vivienda suba sin control para que la gente pidiera préstamos a los bancos...
Por cierto, ¿qué opina del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea? ¿Le iría mejor a su país si fuera por libre?
No estoy seguro... Creo que no. En un mundo en el que tienes potencias como Estados Unidos o China, Europa necesita estar cohesionada. La pregunta es: ¿cuánta cohesión necesita? 
¿Y el euro?
Yo nunca he creído en el euro porque pienso que la divisa representa el valor del trabajo en cada país, que difiere mucho entre España, Alemania, Grecia o Francia. Entiendo que para los economistas es más sencillo, porque así no se tienen que preocupar por el cambio de divisas, pero para mí no es real. Lo que más miedo me da es que Europa se convierta en la cola del perro de Alemania... 
¿A qué se refiere?
Alemania, la economía más potente del continente, le prestó muchísimo dinero a España para que los españoles pudieran comprarse BMW. Y eso no está bien. En mis momentos más cínicos tiendo a pensar que Alemania trató de invadir Europa militarmente dos veces y fracasó. Y ahora lo está intentando a través de la economía... y está ganando. 
¿Le da más miedo la conquista cultural o la económica?
Ambas. Yo voy a España porque me encanta cómo es. No quiero que sea Europa. Quiero que las tiendas sean diferentes, que los olores sean distintos, que tenga su personalidad... No voy a Alemania de vacaciones porque no se me ha perdido nada allí. Tienen un modelo económico muy exitoso, pero no me interesa. 
Habla con pasión de España. ¿De dónde viene esa devoción por nuestra cultura?
¡Me encanta España! Cuando voy, siempre me decepciona que la gente no se eche la siesta. ¡Es la costumbre más civilizada del mundo! Pero en esta sociedad que te impone estar en la oficina desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche es imposible... Ese es el modelo americano y es horrible. La vida es para vivirla. Es para vaguear un poco, sentarse en un café, reírse... Sí, hay que trabajar, pero solo un poquito.
Privadísimo
Su padre, Paul, era contable y su madre, Barbara, ama de casa. Cuando cumplió siete años, lo mandaron a un internado. En el colegio formó un grupo de música, donde tocaba la batería y la armónica. Con 21 años se casó con la actriz Julie Hallam. El matrimonio duró menos de un año. Está casado con la actriz irlandesa Sinéad Cusack desde 1978. Tienen dos hijos: Sam, fotógrafo de profesión, y Max, actor. Ha descrito su matrimonio como «disfuncional» y se rumorea que él y su mujer mantienen una relación abierta. En 1999, la actriz Loles León se rompió la pelvis y la muñeca al caerse en la suite del actor en el hotel Santo Mauro de Madrid. Es un apasionado de las motos, la hípica, el esquí y la jardinería, pero odia cocinar.

RÓMULO COSSE - FRACTURAS Y MODELOS EN LA FICCIÓN URUGUAYA (7)


2.3. Una solución muy distinta y por igual innovadora, es la que obtiene en el área de las conexiones causales de la historia, Saúl Ibargoyen en La sangre interminable. Esta vez, la causalidad es natural y la variante se introduce en el orden de las vinculaciones entre cada una de las secuencias contadas.

Veamos, La sangre interminable, es una amplia representación de los conflictos sociales en una ciudad imaginaria de la frontera uruguayo-brasileña. Y el sistema narrativo se plasma por la vía del montaje, que alterna secuencias pertenecientes a distintos procesos o hilos narrativos. Por añadidura hay en esos montajes, una presencia cualitativamente importante de segmentos que no son decisivos para la prosecución lógica de la historia; pero que incorporan gestos y palabras menudos, fugitivos si se quiere, en el terreno de las determinaciones causales, pero que son parte medular de la encarnadura del hombre. Así pues, si esos tramos son secundarios a nivel de la lógica de la trama, son decisivos a nivel del discurso, ya que diseñan con propiedad, la dicción y el timbre de la historia. (26)

De esta manera se cumplen las leyes de la dialéctica, en tanto la novela incorpora junto a las grandes determinaciones históricas, el fluir coyuntural y cotidiano de la vida.

Notas

(26) Ibargoyen, S., La sangre interminable, Montevideo, Nuevo Munso, 1987 (Prólogo de Cosse, R.). Un pasaje típico delo que Tomachevski conceptualiza como “motivos libres” y Barthes secuencias “catálisis”, es el segmento “43 (Marucha Merdín)” (pp. 92-93). Cf.: Tomachevski, B, “Temática”, en Teoría de la literatura de los formalistas rusos (Todorov, T., Com.), México, Siglo Veintiuno, 1976, p. 204; Barthes, R. “Introducción al análisis estructural de los relatos”, en Análisis estructural del relato, Ob. Cr., pp. 18.23.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+