miércoles

EL SENADO APROBÓ LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL!!!!


Tras su aprobación por mayoría simple en el Parlamento, la mal llamada Ley de Medios volverá a la Cámara de Diputados, donde se prevé dar sanción definitiva a la norma el próximo 22 de diciembre.

Presentamos entonces el comparativo entre el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes y el proyecto de ley por la Comision Industria, Energía, Comercio, Turismo y Servicios de la Cámara de Senadores

PARA LEER CLICK AQUI o recorte y pegue en el navegador el siguiente enlace:

Recomendamos leer y tener bien claro, el art. 60 rque es donde se establece lo que entendemos la necesaria cuota de producción nacional que debe tener una ley de estas características, para que genere de una vez por todas la tan necesaria industria audiovisual del que sin duda todos los actores, directores, libretistas, cámaras, etc., "y oficios conexos" se verán favorecidos a través de fuentes de trabajo genuinas, reguladas por las leyes laborales actuales y futuras, y seguros que ayudará a incrementar el tan mentado PBI de la tasa sorprendente actual que responde al mundo publicitario exclusivamente, elevándolo al sector audiovisual a un estimado 3,5 a 4% según datos de diferentes realidades sudamericanas cotejadas y no de la ciencia ficción.

martes

ENCUENTRO CON LA SOMBRA (El poder del lado oscuro de la naturaleza humana)

TRIGESIMOSEXTA ENTREGA

SEGUNDA PARTE: EL ORIGEN DE LA SOMBRA: LA FORMACIÓN DEL YO ENAJENADO EN LA FAMILIA

9.  EL LADO OCULTO DE LA RELACIÓN MADRE-HIJA (2)      

Kim Chernin        

Es inevitable que las hijas que hayan crecido en tal atmósfera de mistificación y ambigüedad tengan dificutades en asumir su propia vida y de terminar enfrentándose a la terrible contradicción interna de que su madre fue feliz a pesar de los sacrificios -por otra parte negados de continuo- que hizo por el bienestar de su hija. La hija intenta entonces ocultar desesperadamente su propia angustia y falta de afecto tratando de convencerse de que no tiene el menor motivo para sentirlos. Pero, por más que se empeñe en negarlo, hasta que todos los problemas que enturbian la relación con su madre no surjan a la luz del día -la rabia por haber traicionado su potencial evolutivo femenino- le será imposible separarse de ella y asumir su propia vida. La hija se encuentra así atrapada en una situación de la que no podrá escapar hasta que no desenrede el complejo vínculo que mantiene inmovilizada su energía y sus ambiciones.

Superar a la madre no sólo implica hacer lo que ella no hizo sino constatar que no lo hizo por una decisión personal. Si la necesidad económica o la creencia en el destino inevitable de la mujer moldeó la vida de su madre, por ejemplo, hubiera querido encontrar en la maternidad un sostén para superar su descontento e infortunio. Pero si la madre decidió sacrificarse en aras del bienestar de su hija y, a pesar de ello, se sentía insegura de su decisión y suspiraba por otra vida; si después de tener a sus hijos empezó a dudar de que no existieran otras formas posibles de satisfacción y plenitud personal; si la envidia, el resentimiento y la añoranza emponzoñan su vida, es muy posible que su hija se vea afectada por esa necesidad de superar a su madre que, en mi opinión, es una causa fundamental de todos los desórdenes alimenticios. Cuando la madre no puede seguir aceptando su opresión como algo inevitable y no puede seguir eclipsando su personalidad y vivir vicariamente a través de su hija, esta última se verá compelida a tratar de superar a su madre. En tal caso deberá decidir entre dos alternativas igualmente inaceptables ya que si se abre a la vida puede despertar la envidia y el resentimiento de su madre y si no lo hace le recordará sus propios errores y carencias.

¿Quién es el sujeto que padece esta lamentable situación? ¿La madre herida que una vez fue hija o la hija enfadada que quizás un día sea madre y termine convirtiéndose en el blanco de los reproches de su hija?

Debemos superar nuestra tendencia a culpar a los demás y tomar conciencia, al mismo tiempo, de la angustia, frustración y abandono que, en ocasiones, nos embarga a las hijas de mujeres en crisis. Una vez hayamos tomado conciencia de la rabia que sentimos hacia nuestra madre deberemos aprender a ubicar este problema en su contexto social, sacando a la figura de la madre del entorno doméstico concreto y ubicándola en el preciso momento histórico en que dio a luz a su hija.

SUPLEMENTO DEL TALLER LITERARIO DE LIVERPOOL F.C. (17)

FEDERICO RODRIGO

CAUCE

Evitando que el mal se cauce: apuesta riesgos y riega postes y lustra trofeos y atrofia luces y calla de a veces y besa de a calles y sistematiza alimento y alimenta sistemas hasta que hoy: se exhaló exhausto.

Qué alivio.

Vio que el tiempo escurría en la cuneta junto a la calle. Todas sus penas abordaron un barco de papel y siguieron su cauce cuneta abajo.


ARIEL AZOR

SOBRE LAS ESTRELLAS (2)

-Prestá mucha atención a lo que voy a decirte, ves ese monte allí adelante tuyo, lo cruzás y encontrarás un rancho grande, allí es donde vas a vivir, le dices quien eres, ellos te están esperando.

ralizó. Sacó fuerzas de adentro suyo, cerró sus húmedos ojos y comenzó a caminar.

Apurado, se preguntó si estaría caminando en dirección correcta, se sintió perdido, tal vez nunca más saldría de allí, el miedo se apoderó de él más fuertemente y comenzó a correr. Un par de veces tropezó y eso lo obligó a hacer aquello que no quería, mirar a su espalda.
Por fin los gigantes quedaron atrás y el rancho se hizo visible. Con sus pequeñas manos y sus pocas fuerzas golpeó la oxidada puerta de chapa. Esperó, golpeó nuevamente y nadie salió. Rodeó el rancho, buscó en el galpón y nada. Se sentó al lado de la oxidada puerta, en el piso, y agotado, de tanto pensar se durmió. 

Cuando se despertó estaba sobre la cama, adentro del rancho, y los dos viejos sentados a su lado lo miraban. No reconoció esas caras, se refregó los ojos nuevamente, los miró y les dijo "yo soy Adrián".

El viejo lo tomó de la mano, caminaron juntos hasta afuera y más allá, le señaló un árbol y le dijo:

-Ves, ves ese lugar, es mágico. Ven. Si tú te quedas allí unos minutos en silencio y observas el cielo verás que las estrellas te hablarán. Ahora te contaré una historia y después hacemos silencio y verás.

El viejo se sentó y el niño a su lado bajo el árbol, escucho con entusiasmo al viejo contar aquella hermosa historia. De a poco el viejo fue levantando su cabeza y miró hacia arriba, el niño lo imitó, miró hacia el frente, hacia los costados, hacia arriba y un cielo increíblemente inmenso se le apareció, quedó impactado, nunca hubiese creído que hubieran tantas estrellas y tan hermosas y brillantes. Miró de reojo al viejo y agudizó sus oídos, apagó su cabeza, escuchó y se escuchó un zumbido suave.

-Lo escuché, lo escuché, abuelo -gritó el niño. El viejo lo abrazó contra él.

-Viste, te dije. Mañana vendremos y te contaré otra historia y escucharemos las estrellas.
Después, tomados de la mano, caminaron hacia el rancho. El niño miro hacia atrás, hacia el lugar mágico, quería recordarlo. La vieja parada en la puerta los esperaba, con la cena pronta y la sonrisa rejuvenecida.


JOSÉ LUIS MACHADO

7 HAIKUS

I

cada trovador
sabe dónde va la musa
cuando no canta

II

la muerte es breve
si se tienen bien puestas
la vida y la luz

III

me encantaría
mirar el horizonte
desde tus ojos

IV

no sé tus labios
sólo sé la palabra
con que los mojas

V

cada terruño
tiene aquellos fantasmas
que se merece


VI

los que transitan
sobre ríos de sudor
a veces vuela


VII

si hubiera muerte
nadie la evocaría
poéticamente
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...