lunes

10 años...!!! están todos prontos para el 22/8?


Durar frente a un tema, al fragmento de vida que hemos elegido como materia de nuestro trabajo, hasta extraer de él o de nosotros, la esencia única y exacta. Durar frente a la vida, sosteniendo un estado de espíritu que nada tenga que ver con lo vano e inútil, lo fácil, las peñas literarias, los mutuos elogios, la hojarasca de mesa de café.

Durar en una ciega, gozosa y absurda fe en el arte, como en una tarea sin sentido explicable, pero que debe ser aceptada virilmente, porque sí, como se acepta el destino. Todo lo demás es duración fisiológica, un poco fatigosa, virtud común a las tortugas, las encinas y los errores.

Juan Carlos Onetti




Para suscribirte ingresá tu correo:


Servicio de  FeedBurner

También nos encontrás en:
Siguenos en Facebook

Síguenos en Twitter
________________________




MaYo 8 - MagikaSouL & Demian Caula - Centro Cultural Terinal Goes




(si tiene problemas para visualizar el video, recorte y pegue en el navegador el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=C4moKQND94I )


EdiCióN & DiSeÑo: Anaclara CoSta (OMegAnn DeSiGN)
EdiCióN de audio & voz en oFF: MagikaSouL HeartFire


ENCUENTRO CON LA SOMBRA (El poder del lado oscuro de la naturaleza humana)


QUINCUAGESIMOQUINTA ENTREGA


CUARTA PARTE: EL CUERPO ENAJENADO: ENFERMEDAD, SALUD Y SEXUALIDAD


(14): LA LUZ DE LA SALUD Y LA SOMBRA DE LA ENFERMEDAD (1)



Larry Dossey

Ejerce como médico en Santa Fe., Nuevo México y es el autor de Tiempo, espacio y medicina (Ed. Kairós); Beyond Illness: descovering the Experiencie of Health Recoverng the Soul: A Scientific and Spiritual Search

En cierta ocasión, el poeta Gary Snyder señaló que sólo quienes son capaces de descuidar al planeta Tierra están en condiciones de trabajar por su supervivencia ecológica. Con este paradójico comentario subrayaba una cuestión que suele olvidarse con demasiada frecuencia: la estrechísima relación existente entre los opuestos, incluso entre opuestos tan extremos como la supervivencia y la muerte de nuestro planeta.

También extremos tan polares como la salud y la enfermedad se hallan indisolublemente unidos. Sin embargo, la creencia de que la enfermedad es el heraldo de la muerte, el presagio de la extinción personal, y de que, por tanto, debe ser extremada, se halla tan extendida que parece insólito sugerir siquiera la existencia de tal vínculo. Pero esta relación entre “opuestos” jamás desaparecerá. Impregna nuestros huesos, se infiltra en nuestra sangre, está arraigada en nuestra sabiduría colectiva, perdura todavía intacta en muchas culturas orientales y se halla presente entre nosotros a pesar de la sofisticada tecnología médica desplegada en las “cruzadas” internacionales emprendidas con la intención de erradicar definitivamente las principales enfermedades de nuestro tiempo dela faz de la tierra.

Hemos olvidado cómo pensar sobre la enfermedad. En realidad intentamos no pensar en ella y la expulsamos de nuestra mente hasta el momento del chequeo anual o hasta que contraemos alguna enfermedad. Nos decimos que para estar sanos hay que pensar sanamente y creemos que eso supone no pensar en la enfermedad. Huimos de la enfermedad y tenemos miedo de asistir al funeral de un amigo muerto, de visitar a un enfermo o de ir a la consulta del dentista, del internista, del médico de cabecera, del pediatra y del ginecólogo.

Pero es imposible no pensar en la enfermedad. Los resfriados comunes o la enfermedad de un amigo constituyen una especie de recordatorio continuo. La muerte esté urdida en el mismo tejido colectivo de la estructura social. Por más que lo intentemos jamás podremos eliminar totalmente la presencia de la enfermedad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+