martes

Los huesos y el aire, primer poemario de Santiago Barcellos (Uruguay, 1977) - elMontevideano Laboratorio de Artes


4 POEMAS DE SANTIAGO BARCELLOS

El Grupo Editor Conjunto y elMontevideano Laboratorio de Artes acaban de publicar Los huesos y el aire, primer poemario de Santiago Barcellos (Uruguay, 1977).

En 1996 el autor integró el Taller Literario Universo, dirigido por Hugo Giovanetti Viola, y al año siguiente fue co-fundador del colectivo multimedia Buceo Invisible, junto a Diego Presa, Marcos Barcellos, Álvaro Bassi Sebastián Vítola.

Según informa la contraportada de Los huesos y el aire, el poemario contiene 38 textos reescritos y corregidos entre 1998 y 2014, explicitándose que gran parte de ellos fueron producidos para ser parte de espectáculos, canciones o publicaciones de Buceo Invisible.

Santiago Barcellos visitará este viernes la sede de Liverpool F.C., donde hará una lectura y será reporteado y filmado por los integrantes de nuestro Taller Literario.


TELARAÑAS

Ahora que el brillo en los ojos parece más pobre

ahora que caminamos sin rumbo con los pasos contados
hacia los mismos lugares

ahora que la lluvia por las noches nos tranquiliza
y la luna nos entristece

ahora que los días se van amontonando como costales
como alambres retorcidos al borde de la trinchera

ahora que los años se cuentan ya por décadas

hagamos un árbol de tus huesos
que florezca entre la música y el humo

pongamos telarañas en la herida
hasta que quede la cicatriz
dibujada para siempre.


BEETHOVEN

para Jorge Rodríguez Rearden

Los músicos de la corte se alborotan
el piano de Beethoven está desafinado
él está completamente sordo
parece una mujer pariendo con los ojos cerrados
siente la música naciendo adentro suyo
imagina un prado verde
donde las ramas de los árboles
se incrustan en las nubes
un silencio sin tiempo
la vuelta al principio.
No existen las miradas
ni los gestos de los notables
la música se le escurre por el pecho
a su lado el violinista conmovido
por la música perfecta que llega desde el cielo.


POPI

Treinta kilos de peludo amor negro
en la camilla apagándose
es grave dice el cirujano.

Camino al radiólogo
en la camioneta con mi padre y con mi hermana
llora y mueve la cola.

La Popi con su cuerpo tembloroso y sus patas quietas
me clava la mirada como un niño
como un viejo que sufre y agradece.

Empieza a hacer frío es otoño
volvemos por calles paralelas
a nuestro paso los focos se encienden casi derrotados
con un brillo triste que se nos hunde hasta el fondo.


CIMIENTOS

Las primeras luces del día
nos devuelven las siluetas de los árboles
la niebla que sale de las bocas
un bostezo y el sol lastimándonos los ojos

hasta sentir que tus huesos
son los cimientos de la casa que espera
detrás de los postigos.

SUPLEMENTO DEL TALLER LITERARIO DE LIVERPOOL F.C. (9)



FEDERICO RODRIGO

PA…

Sólo quedaban tres tizas por lo que la maestra enseñaba palabras de pocas letras pero mucha luz. Es que claro, en estas circunstancias hay más presupuesto para matar que para vivir.

Ayer, antes de marcharse (sin que nadie la viera, como siempre) les dejó una escrita de regalo. Hoy, si hubiera habido puerta, seguro estaría abierta; pero solo el asombro los esperaba así: abierto.

El pizarrón nunca había sido entero (casi no quedaban cosas enteras) pero la bala le deshizo un metro de radio y se llevó la letra "z". La burbuja casi segura ahora tenía una perforación de realidad.

Pero ella no se enojó, porque entre tanta tristeza no cabe el enojo. Su manga le guardó una lágrima pero ninguna la siguió. Porque ella solo enseñaba palabras de pocas letras pero mucha luz. Y qué más luz para un niño que nunca saber cómo termina la paz.


GASTÓN RODRÍGUEZ FREITAS


DANZAGONÍA

Responde, oh instinto mercúrico
La fónica forma gutural: grito)))))
en consonante altivez: la VOZ
  responde: el pecho/ pulsión a tierra
Témpano-latido: agoreras fiebres pánicas
golpean sienes al sonsonante eco
vértigo: enfunda fósil afonía/
noche: negra jauría de cuervos
danza la tensa tanza
  la lanza traza la densa
  danzagonía

Desfogue interno: a flujo esférico:
negro fondo.......................
Entre aligeras zarpas
giran enceguecidos, sin juicio
a la par, en arcadas / fuego-látigos
   raudos bombeantes fuegos/ la sangre agranda
Extenuándose embrutecido magma/ arriba
                                                                             rasga
cráneo
                         caparazón
                                                   campana.

la voz perfora sombras entreteje
cuerpos: precámbrica piel-  diluye
tronar de tropas/ risas báquicas
el ánfora ósea osamenta espinal
  dolor verba-danzante/ hoguera:
Prosternación enfática: de lengua a lengua
Se abrevarán en ciénagas/ tábanos del mal
en partida piel: sierpe ondulante
lenta llaga/
bandera encumbrada: cárdeno parche estelar apura
Bisbiseo/ fisura erógena empalada
Mortalmente ante espurio altar exhibe
eufónica bayadera tu ofrenda final:
la milenaria cicatriz dormida
dueña y señora de su noche.


JOSÉ LUIS MACHADO


4 POEMAS

I

Entrar en ti
Y volver a sentir
En nuestras lenguas
Aquel palpitar de abejas
De nuestros sueños
Y caminar en deseos
Por la piel
De las manos que nos guían
Con sus aguijones
De sangre
De carne
De vida
E incrustarlos en tu alma.


II

¿Qué es el deseo?
Me preguntaste
El deseo es entrar en ti
Por primera vez
Y creer que
Para eso
Y únicamente para eso
He nacido.


III

Se la vio caminar entre sueños
Con sus largas piernas
Camino arriba
A monte
Aun con gotas de espesa lluvia
En los labios
Amaron a la virgen
Cuando la luna dormía
Nacieron a la hembra
Pura
Intensa
Mujer
Y ahora
Nada
Ni nadie
La detiene.


IV

Entrega:

Para tu piel
Un racimo de roces
Para tus senos
Un cardumen de manos
Para tu sexo
Una jauría de lenguas.


JOSÉ LUIS MACHADO


TIROS LIBRES / 4

Despuntaba el 1968 como un año agitado. París ardía y el stablishment culpaba al estallido juvenil. Martin Luther King era asesinado al igual que Robert Kennedy. Se estrenaba 2001 Odisea del Espacio de Stanley Kubrick. Los Beatles en la India con el Maharishi Maresh Yogi y la cantante africana Miriam Makeba traía su Pata Pata a Montevideo. Tres negros formidables bajaron los 100 metros llanos a menos de 10 segundos. Se jugaba el último clásico del barrio. Partido de hacha y tiza. Jugaron como nunca y empataron como siempre.

Aquella tarde y a pesar de los nubarrones la cancha de la cantera en Pueblo Victoria estaba de bote a bote, se jugaba el clásico del barrio. Cervando contra el Mediterráneo. Mi viejo había jugado para ambos equipos así que tenía amigos y enemigos en los dos. Aquella tarde llevaba puesta la blanqui-negra del equipo cervantino, tenía un número 2 grande y rojo en el dorsal, jugaba de back.

El golero era su mejor amigo, no recuerdo como se llamaba pero le decían El Pacha. Era un hombre alto ancho y con las manos como raíces de árboles. Siempre vestía prolijamente, usaba un bigote tupido y el pelo negro azabache al igual que su camiseta, planchado hacia atrás.

Aquella tarde había venido un periodista a cubrir el partido y al El Pacha se le había terminado la gomina.

-Che Luis ¿Tenés gomina vos?

Mi viejo tenía rulos y usaba el pelo largo y despeinado para parecer más malo.

-Bue…me voy a tener que poner jabón.

Hizo una pasta con el jabón y con sus manoplas alisó perfectamente el pelo de una sola pasada.

El partido comenzó, valía todo. La lluvia había aguantado 85 minutos. No se habían sacado ventaja y comenzó a diluviar. Al Pacha se le empezó a escurrir el jabón en los ojos. En una mi viejo le pregunta.

-¿Pacha estás bien? Tenés los ojos rojos.

-No pasa nada Luis vos pegale pa delante y si hay un tiro libre decime pa qué lado me tiro.

El partido terminó igualado, con mi viejo pinchando las nubes a pelotazos.
Se jugaba el último clásico del barrio. Partido de hacha y tiza.


Jugaron como nunca y empataron como siempre.

EL EVANGELIO SEGÚN EL TRAIDOR (LA MALDITA COMEDIA) - HUGO GIOVANETTI VIOLA

CUADRAGÉSIMA ENTREGA


40

Isabelino Pena escuchó las historias de Sara y de Almá bajo el oro bamboleante de un higuerón mientras Rufo y Tomás discutían frente al asado. La primavera es tan distinta en Betania que en Jerusalén que dan ganas de ponerse a bailar por el inminente casamiento de la viuda y el carpintero, aunque sin tomar vino.
-Jesús maldijo a Corozain -se peinó el cráneo maquinalmente la chiquilina que tenía sangre egipcia por parte de madre. -Pero prefiero trabajar en aquel mercado donde nos regalaron la talita.
Sara mira hacia el Monte de los Olivos y pienso que Judas debe seguir colgando y paso del castellano tristón al arameo florido:
-Así es la vida, tal como es la vida. Cuando vendan la casa no se lleven ni un pedacito de polvo de Jerusalén pero acuérdense que la iglesia de la roca se fundó en Israel.
-Qué te pasa -le acarició el bonete al detective la chiquilina que parecía tener a Nazareno enjoyado en los posos azules.
-Ahora me siento triste hasta la muerte, hermana. Pero tiene que ser así antes que bailemos juntos. Todos los crucificados de todos los tiempos.
Y en ese momento se acercan discutiendo Rufo y Tomás el Gemelo, que sigue sin creer en las apariciones del Rabuní.
-Las estrellas existen aunque no las podamos tocar -poetizó el carpintero, sentándose a la sombra de la muchacha montañosa.
-Y además siempre brillan por nuestro sufrimiento -sonrío como quien no llora.

ALMÁ 20: Nazareno te despertó cuando estabas soñando con el hombre que hablaba con la gravedad del sofar y la piedra gigantesca corrida exactamente para que pasara un cuerpo donde te habías trepado pensando que era más imposible caerse que no caerse y fue la primera y última vez que la respiración del lobo te habló y dijo Hay que ir hasta e Getsemaní porque Judas Iscariote quiere despedazar el mosaico y al llegar a la cabaña te voy a dar mis ojos para que puedas predicar sin llorar: y no le avisaste nada a Rufo porque tus cuatro años eran más viejos que los de Wolgfang Amadeus Mozart y Seymour Glass y mientras la túnica te iba flameando como una constelación de palomas supiste que a las estrellas las veías desde que el maestro te regaló la talita y que lo que la gente llamaba la luz debía ser una especie de respiración de algo que están tan alto que no puede ser triste y pensaste Ahora se va a morir Nazareno para que llegue el maestro y podamos casarnos y el lobo se sentó en la puerta del taller y te bajaste y mientras lo escuchabas echar la puerta abajo Jesús te perforó con dos dedos de nácar y después preguntó si podías verlo sin pena: y lo alto y lo peludo y lo aguileño ya se lo conocías pero ahora te inundó un amanecer infinito que era la diferencia con los demás hombres y te pidió que perdonaras a Judas y desapareció enseguida y después de enterrar las astillas mundanales de tu ángel el viejo te bajó a caballito y recitó Nuestra hermanita no tiene pechos Qué vamos a hacer con ella cuando vengan a pedirla y contestaste Yo soy como una muralla y mis pechos como torres Por eso a los ojos de él ya he encontrado la felicidad.

Isabelino se despidió de Sara y Almá y Rufo el miércoles 20 de Nisán y llegó caminando a Jerusalén a la hora tercera y buscó la roca donde Jesús de Nazaret había escrito el primer Padrenuestro. La chiquilina me dio tan bien las instrucciones que distingo enseguida el huevo basáltico sombreado por un ciprés que preside la entrada del puente y no puedo dejar de hundir los dedos en los letrones tallados contra el olvido eterno.
-Ahora hay que trabajar -se encrestó solarmente el viejo con cabecita de pájaro mientras subía hacia la imponencia marmórea del Templo que iba a ser derrumbado en el año 70 D.C.
Y bajo hasta la Puerta de la Fuente bordeando la muralla y apenas puedo distinguir la osamenta del Valiente en el basural de los perros y me cuesta no sentimentalizarme.
-Pensar que eso fue un hombre, viejo Marlowe.
Después el detective rehizo el camino de entrada a Siloé por donde había hormigueado el domingo y al llegar al acueducto les gritó a los chiquilines de la plaza:
-La paz, hermanos. Les traigo un mensaje desde Betania. Jesús se le apareció a Almá de Corozain y le puso ojos color Jacinto.
Y son muy pocos los que denuncian que tengo demonio y muchos los inundados por una especie de mediodía sin tiempo que justifica todas mis pobres vidas.
-El reino reinará -murió murmurando Isabelino Pena cuando los esbirros dirigidos por Elkder y Elkbio llegaron a lapidarlo como quien mata a un tábano.

Adviento de 2006
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...