domingo

LECCIONES DE VIDA (27) - ELISABETH KÜBLER-ROSS Y DAVID KESSLER


3 / LA LECCIÓN DE LAS RELACIONES (5)

EKR (7)

Vivir cada día como si estuviéramos al borde de la muerte, nos hace darnos cuenta de que tenemos ideas preconcebidas sobre cómo debería ser nuestra vida. Muchas veces, alguien es feliz en su relación de pareja pero se plantea, una y otra vez, si la otra persona estará allí al cabo de tantos años. Quizá lo esté y quizá no. No podemos conocer el futuro.

También resulta difícil valorar a las personas como son ahora y no centrarnos en el pasado o en el futuro. ¿Cuántas veces nos quedamos estancados en el recuerdo de algo que hicieron hace mucho tiempo y dejamos que aquel recuerdo infeliz influya en la opinión que tenemos de ellos, aunque se hayan disculpado y hayan cambiado? Conservamos nuestros clichés y queremos castigar o hacer ver a esa persona que nos nutrió en el pasado. Nos aferramos a nuestros sentimientos y acumulamos resentimiento y pruebas en contra de la persona que amamos. Si nos apegamos a las heridas del pasado es porque ya no tenemos la intención de amar a esa persona. En lugar de aferrarnos a esos sentimientos desagradables, debemos aprender a quejarnos cuando nos hieran y decírselo directamente a la persona que lo ha hecho. Entonces podremos seguir avanzando.

Cuando nos libramos de las imágenes futuras, de las expectativas acerca de cómo deberían ser las cosas, de nuestras estrategias y nuestros planes, el amor cobra vida propia y va a adonde quiere ir en lugar de adonde nosotros intentamos dirigirlo. De todos modos, nunca tenemos mucho éxito en ese intento. Pero cuando soltamos las riendas, el amor suele llevarnos a lugares tiernos y maravillosos que ni siquiera habíamos imaginado.

No todas las relaciones han de durar toda la vida; algunas tienen que acabar. Ciertas relaciones duran cincuenta años; otras, seis meses. Algunas sólo terminan de un modo completo cuando una de las personas muere, y otras se acaban mientras ambos están vivos. La duración de una relación o la forma en que termina, nunca es equivocada. Se trata, simplemente, de la vida. Lo que tenemos que tener en cuenta respecto a las relaciones es si están completas o no y cómo lograr completarlas o terminarlas de la mejor manera posible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+