domingo

¿ENCUENTRO DE DOS CULTURAS... O EL DOMINIO Y LA ACULTURACIÓN? (3) - RICARDO AROCENA


EL EMPERADOR CULTURAL

Pero veamos por partes. Decíamos al principio que trataremos de analizar el discurso cultural de la conquista, partiendo de los propios textos de los conquistadores. No es nuestra intención hacer una crónica de sucesos a partir del desembarco, ni registrar paso a paso el periplo. Por eso los textos en los que nos apoyamos no respetan un orden cronológico. Las citas no son exclusivas, los conceptos puede que se repitan.


EL DISCURSO MISIONAL: DIOS GUIA A LOS CRISTIANOS

"Nuestro señor había hecho encallar allí la nave, para que ahí hiciese asiento... Vinieron tantas cosas a la mano, que verdaderamente no fue aquel desastre sino gran ventura". En otras palabras, aún algo fortuito, incluso un desastre, como en este caso, la pérdida de una de las "naos", ocurría por mandato divino y tal destino estaba planificado por Dios para que los conquistadores pudieran conocer cosas que de otra forma no hubieran conocido. Dios los había enviado a "descubrir" y los llevaba de la mano. (Diario de Colón)

También Fray Román recurre a lo místico como justificativo para convencer a los aborígenes. Y al cristianismo como un paraguas protector de los conquistadores. Lo religioso más que una "carta de presentación", era un estado del alma. Dios los enviaba, los acompañaba, los dirigía.... Pero también los protegía. Y ese mito está presente en todo momento, como en este caso, en el que la simbología cristiana asombra a la indígena y confirma al conquistador:

"En el lugar adonde estaban enterradas las imágenes habían nacido dos o tres agís (...) en forma de cruz"... "ni era posible que hombre alguno hallase cruz semejante, pero la encontró la madre de Guarionex, que era la peor mujer que yo conocí en aquellas partes, la cual lo tuvo por gran milagro y dijo al castellano de la concepción: Dios ha hecho este milagro adonde estuvieron enterradas las imágenes y sabe por qué".

Podría haber algo de sincretismo religioso en esta afirmación, pero el castellano de la historia y quien escribe el relato aceptan la posibilidad del milagro. En otros términos lo milagroso confirma la religión del conquistador. En todo discurso misional se parte de la base de que hay un Dios que es el único verdadero. Pero además, como yo sé que es el único y que es "verdadero", tengo la obligación de imponérselo al "otro", al "equivocado", al... hereje. Y los propios términos ya conducen a la discriminación.

De tal discurso emana la imprescindible cristianización de las poblaciones que se van encontrando. Como cuando se las localiza no son cristianas, entonces son inferiores, salvajes... Y esa pendiente conduce a la definición de aquel "otro", como seres menores, que aún no recibieron el esclarecimiento, que "yo" el poseedor de la "verdad", les vengo a traer. Dice Colón en su diario sobre los indios: "Tengo por dicho..." que "sabiendo la lengua (...) devotos religiosos, todos se tornarían cristianos". "Para tornar a la Iglesia tan grandes pueblos...". 

Pero la causa sagrada se permite a sí misma cualquier exceso, en todo caso el fin justifica los medios. Y advierte refiriéndose a la Iglesia: "Así como ha destruido a aquellos que no quisieron confesar". Más explícito es Fray Román. En sus textos prácticamente advierte que la letra con la sangre entra. No importa que en el camino quede el amor de Cristo... "Había 17 personas, todas se bautizaron, haciéndoles conocer que hay un Dios, el cual hizo todas las cosas y creó el cielo y la tierra, lo cual fácilmente creían". Pero, hete aquí que los indios... "Después se burlan de lo que se les ha enseñado, por lo cual se necesita fuerza y castigo"

Como no podía ser de otra manera, Chanca es muy concreto: "Si su lengua conociéramos, todos se convertirían, porque cuanto hacemos hacen, hincar la rodilla en el Altar, y el Ave María, y otras devociones y santiguarse. Todos dicen que quieren ser cristianos, puesto que verdaderamente son idólatras"

O sea el objetivo es dominar, a como sea... Y para eso, está la cruz..., o sino la horca. Si yo tengo la razón y el otro es el equivocado y por lo tanto un ser menor, yo tengo la obligación por la vía que sea de reducirlo a mis creencias. No me puedo permitir que no lo haga. Agrega Chanca:  "De acuerdo con las formas y modos convenientes tomé posesión (de la isla), en nombre de su majestad el Rey" "Arranqué hierbas, corté árboles, planté la cruz y también la horca...". Por las dudas... diríamos


EL IMAGINARIO CULTURAL: LA TIERRA PROMETIDA Y EL PARAÍSO TERRENAL

Sin cuestionar que lo que los españoles encontraron en materia paisajística y en lo referente a la flora y la fauna era de una hermosa belleza, cabe sospechar que en el discurso del conquistador hay en cierta forma algo de pagar peaje a leyendas que les habían llegado de paraísos terrenales y mitos por el estilo... Aunque tal afirmación pueda pecar de un tanto subjetiva. En forma por demás florida El Diario de Colón hace referencia a uno de esos encuentros con lo "real maravilloso..."

"Aquí y en toda la isla son todos verdes y las yerbas, como en abril en Andalucía y el cantar de los pajaritos, que parece que el hombre nunca querría partir de aquí. Y las manadas de papagayos que oscurecen el sol". En otra parte agrega: "Dice el Almirante que nunca cosa tan hermosa vio, llena de árboles, todo cercado el río, hermosos y verdes y diversos de los nuestros, con flores y con su fruto... aves muchas y pajaritos que cantaban muy dulcemente".

Aunque entre las dos observaciones hay un matiz... en una es "como en Andalucía"... en la otra "nunca costa tan hermosa vio... Y habla de hallazgos maravillosos "diversos de los nuestros". Era un... descubrimiento, desde el punto de vista eurocentrista y cristiano. "Halló una rivera de agua muy hermosa y dulce, y salía muy fría..., había un prado muy lindo y palmas muchas y altísimas... Halló nueces grandes de la India... y cangrejos grandísimos".

Constatemos de paso el prisma cultural que no le permite a Colón cuestionarse que podía ser que no estuviera en la India. Hacia allí había partido y en ese lugar estaba, no había dudas, por eso encuentra "nueces grandes de la india". En la medida que avanzan las "naos", el entusiasmo de Colón crece, frente al hermoso "descubrimiento".

"Crean vuestras altezas que esta tierra es la mejor y la más fértil, templada y llana que hay en el mundo"..., dice. "Y llegando al Cabo, vino un olor tan bueno y tan suave de árboles y flores de la tierra, que era la cosa más dulce del mundo"Habían arribado a la versión "india" del paraíso terrenal...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+