domingo

SILVIA PLATH: SUPERMAN Y EL TRAJE PARA NIEVE DE PAULA BROWN


NATALIA AROCENA
SEGUNDA ENTREGA
Es en el invierno en el que se declara la segunda guerra mundial, se va entrando em un clima enrarecido: “Se hablaba en voz baja y con gran seriedad de aviones y bombas alemanas”. No sólo sale a flote el tema de la guerra y la preocupación por la misma y cómo va a afectarlos sino que los aviones, uno de los elementos de sus sueños y fantasías van tomando un cariz más amenazante. También podemos ver como gradualmente se da un proceso que va  a terminar repercutiendo en cómo el personaje se vincula con sus sueños. En este período la guerra se inicia y va a comenzar a hacerse omnipresente, está en las radios, en los comentarios de los adultos, también toca el mundo de los niños. Ella va a ganar un premio por un cartel sobre defensa civil, también los niños de la escuela tienen que practicar por si se llegara a dar el caso de un ataque aéreo. Hasta llega a meterse en sus juegos, ya que Sheldon, que cuando ellos jugaban a Superman les hacía de villano, ahora comienza a personificar a nazis imitando el paso de oca. Los personajes ficticios -que antes tomaban de sus compañeros de juegos para personificar villanos- van mutando a villanos más reales.
El año va pasando, estamos cerca de la navidad y Paula Brown va a cumplir años. La protagonista va a ser invitada a la fiesta pero “porque era para todos los niños de nuestra manzana”. En su condición de outsider, de soñadora, ella no tiene un vínculo muy estrecho con los demás niños, fuera de su amigo. Paula, por otro lado, está descrita también a través de pocos pero importantes rasgos: “tez pálida, sus largas coletas rojas y unos ojos azules demasiado claros”. La muestra como el prototipo de la niña americana, y aclara que no le cae bien “porque era muy mandona”. Los demás niños, fuera del pequeño grupo de tres que tiene la protagonista parecen mucho mas asimilados socialmente, sus actividades son más aceptables como las que están descritas al principio del cuento. También esta integración con los modelos sociales, los asocia más a un mundo “normal”.
Aquí encontramos otro elemento que nos es mencionado en el titulo, el traje para nieve de Paula. El mismo es uno de sus múltiples regalos de cumpleaños, el preferido de la misma, uno que hace que los demás niños vean, ya que se lo prueba para mostrárselos. Si tomamos en cuenta el  regalo que le llego de otro país, el tamaño de la fiesta que los incluye a todos, podemos imaginar una familia en una posición económica un poco mejor que la de las demás familias. Incluso el padre de Paula los va a llevar a todos al cine. Ellos esperaban ver solamente a Blancanieves, pero se trata de una función doble que incluye una película de guerra. La protagonista ve horrorizada cómo se tortura a los prisioneros de guerra, y la película la fuerza a observar una realidad con la que nunca había tenido contacto. A pesar de tratarlo, no puede evitar ver la película, la que  se confronta con los juegos de los niños antes de estar enfrentados a la realidad del horror. 
Ya esa noche, cuando trata de guiar sus sueños, no logra hacerlo, sino que los que vio en la película se terminan filtrando en ellos. Ya no logra invocar más a un Superman protector, sino que la brutalidad del mundo real se impone.
Un día, al volver del almacén la detiene Paula, ya que necesitan más gente para seguir jugando. Siempre queda claro que aun en estos momentos donde la protagonista se integra al grupo no es porque sea específicamente ella que se busca, sino que entra a cumplir un rol. Podría ser ella o cualquier otro, y en lo posible sería mejor si fuera otro. Estas invitaciones, tanto la del cumpleaños como la de jugar están hechas con condescendencia y desde un aire de autoridad superior. Ella no es la única de los marginados que juegan: ya sabemos que Sheldon por lo general no era aceptado por los demás niños, pero en esta escena está jugando también con Paula. Es mencionado como el único niño al que alcanza la protagonista, y podemos ver que estos no son los juegos habituales a los que ellos se dedicaban.
Jimmy Lane, el niño al que le ganó en el concurso vuelve a aparecer aquí, saliendo de su casa para unirse al juego. Lo vemos más afín a Paula, y es a la que siempre persigue mientras juegan. También la distracción en la que cae Paula por jugar con él va a ser la que cause el accidente donde ella cae y se mancha su traje, el mismo traje para nieve que le regalaron en su cumpleaños.
La primera reacción que tiene Paula al incorporarse es mirar a su alrededor, buscar un culpable, o más bien, a alguien que pueda culpar, alguien que a quien pueda cargar con la culpa. “-Tú -dijo muy despacio, señalándome con el dedo-, tú me has empujado”.
Lo más probable es que sepa que no fue ella, ya la situación fue mostrada claramente, la protagonista nunca llegaba a acercarse a Paula, sino que el que está todo el tiempo cerca es Jimmy. Él es el primero que va a unirse a la acusación de Paula, “-Has sido tú- dijo con tono insultante”. Por un lado sabe que lo hizo él, pero prefiere culpar a alguien más. No sólo culpa a cualquier otro, sino que se está descargando con la protagonista; ya vimos antes que ella le ganó un concurso.
También los demás se van uniendo a esta acusación: “Sheldon y Paula y Jimmy y los demás se me quedaron mirando con un extraño júbilo brillándoles en el fondo de los ojos”. Nos muestra cómo se van cerrando como grupo a culparla, más allá de lo que haya pasado. Al excluirla los demás se unen más, y esto toma una fuerza que logra hacer vacilar incluso a la protagonista acerca de lo que realmente pueda haber pasado. Es tan grande la fuerza que toma el grupo cuando la rechaza, que ella no puede defenderse y tiene que optar por irse, por huir. Cuando se está yendo comienzan a tirarle bolas de nieve.         
Ella huye, va a su casa, el lugar donde la va a recibir en la puerta su tío, el mismo que ella encontraba parecido a Superman. Su presencia la calma, su forma de recibirla a la casa.  De todas formas esto no dura mucho, ya que mientras estén comiendo, el padre de David llega a la casa.  Es la madre de la protagonista la que va a atender la puerta, sin que él entre. La casa donde esperaba poder estar tranquila y segura después de lo que pasó con Paula se ve comprometida, invadida por el exterior.
La primera reacción de su madre no es preguntarle a la niña qué pasó, sino creer directamente en el padre de Paula. Se muestra apesadumbrada y le insiste en que confiese de lo que hizo. Nos deja saber también que la historia ya corrió por el barrio, dándole carácter de auténtica. Todos dicen que fue ella la que tiró a Paula, nadie lo duda, así que casi toma características de verdad. Ella va perdiendo fuerzas en su defensa, trata de repetir que no tiene nada que ver, pero hasta le cuesta hablar.  Busca refugio en su cuarto donde la va a ir a buscar su tío, pero la descripción del mismo ahora es más oscura: se lo ve recortado contra la puerta solo con la luz de la luna y ya no es parecido a Superman cuando esta de incógnito. Incluso sus facciones parecen desprovistas de rasgos. Va a ser un inquisidor, él la va a tratar de interrogar para que diga la verdad. Eso esta mostrado en su insistencia, son varias las veces que insiste en que le cuente que es lo que pasó. A pesar de la insistencia de la protagonista del cuento en que ella no es culpable, él parece no creerle; es la caída de un ídolo, de una figura de seguridad. Él se va sin estar convencido, pero más allá de lo que haya pasado van a restituir a Paula. Se muestra lo opresivo de la sociedad de la época: es más importante reparar en un accidente que la protagonista no tuvo a creerle. Otro elemento interesante es cómo la autora marca que ya es un rumor que corre por todo el vecindario. A pesar de ser un incidente entre niños todo el barrio está hablando de eso. Es David, su propio amigo el que es enviado por su familia a acusarla frente a su madre.  En el final de este cuento se precipitan varios sucesos sobre la protagonista. Lo de Paula, la desconfianza de su tío, el mismo que antes encontraba parecido a Superman, el envío de David a hablar con su madre. También se junta con el fin del control de su mundo onírico. “Aquello sucedió el año que empezó la guerra, y con ella el mundo de verdad y también la diferencia”. El cuento finaliza cerrando lo que fue una época más feliz. Ya no va a poder encontrar otra vez el camino a sus sueños tecnicolor. Toma el tema del fin de la infancia y de la inocencia, golpeados contra un mundo brutal en todos sus aspectos. En el aspecto mundial la guerra; en la sociedad,  la forma en que ya va a estar dividida, en cómo imperan los más aceptados; en lo familiar la pérdida de su confianza en su tío y en lo personal su desvinculación con el mundo de los sueños.


Bibliografía
Plath, Sylvia - Jonny Panic y la Biblia de los Sueños
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+