martes

ANDREA MOREIRA / inédito exclusivo para elMontevideano Laboratorio de Artes


ENTENDER CANSA

Andrea Moreira (Uruguay, 1971) publicó su primer poemario en el volumen colectivo Hijos de nadie, producido por el Taller Literario Universo en 1993. Posteriormente ha publicado Peor para el mar (Grupo Lector Universo, 1995) y actuado en el cortometraje Esto lo aprendí de Onetti (estrenado en el Festival del Cine del Mar, Hotel Conrad, 2009), con guión de Hugo Giovanetti Viola y dirección de Álvaro Moure Clouzet. En 2010 también se desempeñó como guionista y actriz en la Escuela de Cineastas del Uruguay, donde intervino en la realización del cortometraje El pibe que atropellaste. Parte de su producción poética ha sido reditada y premiada en México.


I

Contra la negra pared
donde se  amontonaban las grietas
cada ranura parecía exigir 
que
me hicieras  mujer
y  así 
te penetré las rajas
y rellené los ríos de yeso
que se atravesaban en tu costilla
Oh Dylan, Dylan
“hazme una máscara”

Contra la negra pared
donde se amontonaban los huecos
cada sombra parecía reír
que
te dejara hacerme de barro
y así
te traspasé las comisuras
y  empapé los tallos de arena
que se atravesaban en tu frente
Oh Dylan, Dylan
“hazme una máscara”


II

Sacuden
empapan
taladran
los dedos de una  muerte
vencida.

Si cae derrotada
relame mis vértebras con violencia
y juega entonces a sorprenderme
en un mísero lugar
en un estúpido instante
entre las urnas y escapularios
entre las gárgolas
de mis templos

y  yo me quedo
he decidido quemarme
con esas gotitas blancas
para que me vea feliz
para que deje de empapar
y de empaparme
para hacerle el amor
para que deje de buscar
y de buscarme

Sacude sacude
tiemblan estertores casi blancos
y ahí vienen otra vez
los dedos de luz por las vértebras
contando una por una
salteándose el amor
y el hormigueo de la cara
caminando como un ejército cansado
salteándose
la desesperación

Y yo de espaldas………

y en cada ataque que no acepto
sangran
los ramos de venas de mis oídos
y transpira 
el leve vapor de mis nalgas
y  la seducen aun
los fríos labios de mi sexo
y así la chorreo y la acerco
a mis cruces más negras

¿locura?
¿histeria?

¿Y sabrá la muerte en cada ataque
qué es lo que quiere de mí?

Y yo de espaldas……….

Hoy
me casé con ella
me cansé con ella
y transé con ella
le fruncí las rodillas
le estrangulé el útero
reseco
le hice suaves caricias en el cuello
y lamí su garganta
bajando con mi saliva
como un puño de luz
hasta dónde
hay que esperar
la otra boda divina

Y yo
de espaldas.


III

Aquel  perro
casi cristalino
me cruza corriendo
y yo arrastro los dedos 
por la forma de mi boca
a ver si reconozco
todo lo que he dicho

Aquel  árbol 
casi azulado
me cruza olvidado
y yo enderezo la garganta
por mi vestido agotado
a ver si reconozco
todo lo que he servido

ya no sé respirarme más
no conozco
las blancas palabras
de mañanas sin respuestas
ya no sé envolverme más
no conozco
mi libertad
ni las libertades de mi alma

Aquel hombre
casi sepultado
me cruza eyaculando
y yo recorro mi sexo
por sus labios
a ver si reconozco
todo lo que he mentido

ya no sé pensarme más
ni cómo
no conozco
el negro sonido
de ayeres sin respuestas
ya no sé acariciarme más
no conozco
mi cuerpo
ni quién soy
o si sufro
o si sangro

Aquel niño
casi encontrado
me cruza tarareando
y yo arrastro mi alma
por las formas de su llanto
a ver si reconozco
todo lo que he nacido

ya no sé esperarme más
ni cuándo
no conozco
el gris aleteo
de libertades maniatadas
ni quién soy
o si llego
o si tomo
o si respiro.


IV

Estoy cansada
muy cansada.

Estoy cansada
muy cansada
de no haberme
encontrado a solas
de no reconocerme

Estoy más cansada
de querer valer
de querer valerte
de caminar sobre tu cilindro de luz
y siempre caer en el hueco
negro y frío del  silencio
de tu torre 
de mármoles y banderas

estoy cansada
de escaparme
y que no me busques
y que igual me encuentres
y tener que decirnos
nada
en tu idioma

estoy cansada de ser 
Beatrice
o Marguerite
o Julia
o Karenina
no soy esas
hace tiempo quizás lo fui
ya no

ahora solamente 
estoy cansada
ya aprendí

ahora solamente quiero brillar 
a solas
sin tu máscara

estoy cansada
aprendí
a no esperar
el falo principesco
o
la lucha a muerte del caballero

Estoy cansada
muy cansada
de que me rescates
con tu armadura
ya bajé
los escalones de la vieja torre
estoy acá
ahora
ya entendí.

1 comentario:

Daniel Abelenda dijo...

Impresionantes poemas. Una gran autora. ¡Mis felicitaciones, Andrea Moreira!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+