domingo

LOS RECOVECOS DE MANUEL MIGUEL (19) - Desbocada reinvención de la vida de Manuel Espínola Gómez



Hugo Giovanetti Viola

Primera edición: Caracol al Galope, 1999.
Primera edición WEB: elMontevideano Laboratorio de Artes, 2016.


QUINTA PUERTA: CIERTO REGRESO, CIERTA CONTINUIDAD, CIERTO SUEÑO (3)

El sábado demoramos bastante en reponernos de la confusión que sufrimos en la matinée del cine Ariel, viendo De carne somos. Ni siquiera buscamos chiquilines para formar el cuadro de la Institución Social y Deportiva El Bromazo, aunque deambulando en dirección al arroyo Manolo me propone que lo pruebe en el arco y elegimos un baldío con muy poco declive que hay atrás de la modernísima escuela. Manolo ataja bien, especialmente por arriba. Y de golpe se zambulle para prensar un rito envenenado, y al aterrizar apoya la cabeza contra la pelota de trapo y dice:

-¿Te diste cuenta que el piano del cine también lloraba? No sé si Miralpeix o Maruja Delgado estarían llorando cuando tocaban. Pero el piano sí.


-¿Pero vos sabés cuál des la diferencia que hay entre llorar de amor y llorar de tristeza? -nos volvió a sorprender Tomatito, ahora recortado sobre el chalet de Enrique Fabini (y avanzando hacia nosotros como si se dejara empujar por la frescura del atardecer, que le aturquesaba compactamente el traje de marinero). -La diferencia está en que los que lloran de amor ACABAN DE VER PASAR AL ÁNGEL. Y lo saludan con agua de la Fonte. Salute.


-¿Y vos de dónde saliste? -se ríe Manolo, incorporándose con la camisa y el pantalón llenos de barro.

-De aquí atrás -frunce una seña el pecoso. -Mi primo me trajo a lo de don Enrique.

-¿Y por qué no fuiste al biógrafo? Dieron una película increíble.

-¿Cómo que no fui al biógrafo? Estuve parado todo el tiempo atrás de ustedes mientras Delgado tiraba los cohetes. Pero después no quise entrar a ver esa película.

-Te puedo asegurar que Emil Jannings es lo más grande que existe -demora en reaccionar Manolo.


-LÁGRIMAS DE TRISTEZA!!!! -se ensañó Tomatito. -¡ALMAS DE CARNE!!!! VADE RETRO, GÁRGOLAS!!!! Y volvió a besar el frasco entre la luz ya malva y se puso en cuatro patas y entornó una mirada perruna.

-Cuando Chapete empezó a agonizar me tenía que poner así -explicó. -Mamá me dejaba llevar vineta al sanatorio y yo me emborrachaba y me quedaba así y Chapete me acariciaba y decía: Se acaba de meter la Gárgola en el jardín, Guardián. Chúmbale. Y yo ladraba y después lo lamía. Y un rato antes de morir Chapete abrió un OJAZO y me dijo Gracias, ángel. EL ORO!!!! EL ORO!!!! Fue lo último que dijo.


-Che, Tomatito -pregunta Manolo cuando nos paramos para irnos. -¿Y vos por casualidad no te acordarás cómo se llamaba el sobrino de Fabini que vino con Camps cuando hicieron aquella filmación, antes de que ustedes se fueran para Montevideo?

-Se llamaba Romeo. Y tenía un amigo que fumaba en pipa y me regaló un bastón de caramelo con los colores del 13.

-ENTONCES ERA EL CUIDADOR DEL MOLINO DE LA CANTERA!!!! -pego un salto. -EL RUSO MIJAIL!!!! A nosotros también nos regala unos caramelos gigantes y se pasa fumando en pipa y fumando todo el día.

-Oíme: vamos a ver al ruso. YA!!!! -nos arenga Tomatito. 

-Pero queda en Punta Gorda -me achico. -Hay que caminar una barbaridad y se viene la noche, loco.

-Hay que ir YA -se interpone Manolo, con ojos de Tom Tyler.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+