domingo

JULIO HERRERA Y REISSIG - EPÍLOGO WAGNERIANO A LA “POLÍTICA DE FUSIÓN” (11)


Con surtidos de psicología sobre el Imperio de Zapicán

Todos estos peajeros, y estos Reyes, y estos mercaderes; todos estos guardianes de países y de tiendas, todos son mis enemigos. Abomino todo sacrificio al dios vulgo o al dios éxito. Me repugna lo trivial. Odio la hipocresía y el servilismo como los mayores crímenes. He de decir la Verdad aunque me aplaste el Universo.

NIETZSCHE: 
Así hablaba Zaratustra.


Los factores antropológicos son también importantísimos en el estudio de la evolución social, de las empresas deslumbradoras, de las calamidades de los imperios, de los grandes crímenes, de las prevaricaciones que han dejado luctuosa huella, de los martirologios eclesiásticos, de las monstruosas tiranías, de las etapas de renacimiento y de la marcha de los organismos administradores. La moderna ciencia, como tú no ignoras, concede el rango más culminante al morbosismo, ya fuere ingénito o adquirido; al proceso hereditario, a las distintas neurosis, a la regresión atávica y a las degeneraciones psíquicas, las cuales pueden manifestarse no ya en un hombre sino en un pueblo, como lo afirma la inducción psiquiátrica y criminológica de las escuelas más avanzadas. Así ha habido en todo tiempo razas decadentes cuya miseria es atribuida por los sacerdotes al castigo justiciero de las divinidades vengadoras.

Es indudable, querido amigo, que hemos adelantado, pese a la nostalgia de los pesimistas como el que suscribe, los cuales suelen a menudo gritar con el pelícano de Las Noches:

Regrettez-vous où d’un siècle barbare
Naquit un siècle d’or, plus fertile et plus beau?
Où le vieil univers fendit avec Lazare
De son front rajeuni la pierre du tombeau?

Y debido a esa ciencia, que nada perdona y todo indaga, vemos en la picota degenerativa, junto con los Nerón, los Calígula, los Tamerlán y los Torquemada, nada menos que a los Lutero, las Juanas de Arco, los Cristóbal Colón y los Bonaparte.

Por último, el génesis sociológico juega un rol de primera categoría en toda organización, y en el temperamento de los agregados, relacionándose principalmente con la Ética y con la Política. Las turbulencias pasionales del carácter americano, su neurosis revolucionaria, el Strómboli siempre en erupción de los alzamientos demagógicos, tienen por agente único la bazofia colonial, la conmixtión orgiástica de los desperdicios étnicos, el contubernio caótico de una inmigración cosmopolita que ha formado sin cesar el sedimento explosivo de una sociedad sin tipo, fruto fermentante del entrevero aborigen con las resacas ultramarinas y heredera desequilibrada de predisposiciones contradictorias, refractarias a su progreso. 

Así no busques tú que los blancos y los riveristas hayan estado siempre a testarazos, por fas o por nefas, a causa de que fueron rechazados los poderes de Juan Carlos Gómez, o de que Flores hizo un pacto con Oribe. Ve más a fondo; hazte buzo desapasionado de la observación; intérnate en los laberintos de nuestra raza; procede serenamente a la autopsia de los sucesos y de los contrincantes, y hallarás que la causa de todo ese fandango intestinal, de esa guerra de tolderías hermanas, se halla en las distintas sangres que corren por las venas de los uruguayos, así etiópicas, como caucásicas, de charrúas y de españoles, de negros y napolitanos!

Nota lo que dice Spencer a este respecto y asentirás con mis opiniones… De paso verás que la forma de gobierno democrático no es la más a propósito para regir estas sociedades, en verdad híbridas, compuestas de elementos antitéticos, las cuales han menester por mucho tiempo de mandones que refrenen y no de girondinos que pulsen las siete cuerdas. ¡En pie, que habla el filósofo!:

“Cuando la raza conquistadora no se mezcla con la dominadora, la cooperación social implica el mantenimiento de una organización ajustada al tipo guerrero; y el carácter militar se extiende a todas las actividades. (Ejemplo de ello, el Perú antiguo y el imperio Otomano). Mas como existen tendencias contradictorias entre las razas, el equilibrio resultante es inestable, y puede ser destruido por el empuje de una insurrección. En el caso de que las razas rivales, muy diferentes unas de otras, se unan por medio de frecuentes matrimonios, se produce un efecto análogo, aunque por distinto procedimiento. Las predisposiciones hacia uno u otro tipo, antes en individuos aislados, se juntan en los productos de la unión; y como los mestizos heredan del padre y de la madre inclinaciones adaptadas a sistemas contradictorios, no son a propósito para practicar ninguno de ellos. En la actualidad se observa este efecto en México y las repúblicas de la América del Sur, que están en perpetua revolución. Podemos advertir además que en el caso de que razas muy diferentes se mezclen, aunque sea en proporción muy escasa, pero que vivan en regiones comarcanas sujetas al mismo gobierno, el equilibrio se mantiene en tanto el gobierno conserve la formación coercitiva; pero es inestable desde el momento en que se relaja algún tanto esta forma. Ejemplo de ello es España, en que los diversos elementos étnicos, los vascos, celtas, godos, moros, judíos, se han mezclado en cierto punto y se han localizado en otros”. (Herbert Spencer, Principios de Sociología).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+