domingo

LECCIONES DE VIDA (18) - ELISABETH KÜBLER-ROSS Y DAVID KESSLER


2 / LA LECCIÓN DEL AMOR (8)

EKR

Estar presente lo es todo en el amor, en la vida y en la muerte. Hace muchos años fui testigo de un interesante fenómeno en un hospital. Muchos de los moribundos se sentían muy bien, aunque no en el aspecto físico, sino en el mental. Ese cambio no se debía a mí, sino a la mujer de la limpieza. Siempre que entraba en la habitación de uno de mis pacientes moribundos, algo ocurría. Habría dado un millón de dólares por conocer el secreto de aquella mujer.

Un día me la encontré en el pasillo y le dije, casi con sequedad:

-¿Qué les hace a mis pacientes moribundos?

-Sólo les limpio la habitación -respondió ella a la defensiva.

Estaba decidida a averiguar lo que hacía para que aquellas personas se sintieran bien, así que la seguí, pero no pude descubrir qué hacía de especial. Tras unas semanas de vigilancia, me agarró del brazo y me metió en una habitación que había detrás de la sección de enfermeras. Me contó que hacía algún tiempo, en invierno, uno de sus seis hijos se puso muy enfermo. En plena noche llevó a su hijo de tres años a urgencias y allí esperó, angustiada, con su hijo sobre la falda, a que apareciera algún médico. Pero no acudió ninguno, y ella vio cómo su hijo moría de neumonía en sus brazos. Compartió conmigo su dolor y su sufrimiento sin odio, sin resentimiento, rabia o negatividad.

-¿Por qué me lo cuenta? -le pregunté-. ¿Qué tiene que ver con mis pacientes?

-La muerte ya no es una extraña para mí -me contestó-. Es como una vieja conocida. A veces, cuando entro en las habitaciones de sus pacientes los veo tan asustados que no puedo evitar acercarme y tocarlos. Les digo que yo he visto a la muerte y que, cuando suceda, todo irá bien. Y me quedo a hacerles compañía. Hay veces en que querría salir corriendo, pero no lo hago. Intento estar allí para ellos. Eso es amor.

Aquella mujer no tenía conocimientos de psicología o medicina, pero sabía uno de los mayores secretos de la vida: el amor es estar disponible para los demás y preocuparse por ellos.

A veces, debido a circunstancias que escapan a nuestro control, no podemos estar presentes de una forma física, pero eso no significa que no estemos conectados a través del amor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+