domingo

LA CONVERSACIÓN CONSIGO MISMO DEL MARQUÉS CARACCIOLI (4)


5 / El inicio del libro


5.1. “A la sombra de Malebranche”

En la edición española de La conversación consigo mismo que leyó Artigas, se suprimió la traducción de un texto inicial escrito por el mismo autor, previo al prólogo, que sí figura en la edición escrita en francés en el año 1762 (28). Dicho texto lleva por título A la sombra de Malebranche, y manifiesta claramente la admiración que Caraccioli tuvo hacia quien le enseñó a ser un “filósofo cristiano”. A continuación se ofrecen algunos de los párrafos más significativos que permiten situar al autor, sin lugar a dudas, como el discípulo de Malebranche:

“Sombra ilustre, es a vos que yo consagro esta pequeña obra, como un fruto que he recogido en la lectura de vuestros sublimes escritos. Sufrid que yo os interrumpa un instante, y que hablando a vuestro espíritu, ahora todo divinizado, me resarza de la desgracia de no haber podido conoceros. (…)

Dios os suscita, ¡oh Sombra ilustre!, como el vengador de sus derechos, y como un filósofo maravilloso que pareció unir a la sustancia del hombre aquella del ángel mismo. ¡Qué dignidad en vuestras obras! ¡Qué elevación! ¡Qué verdad! Si San Agustín y Descartes colocaron los fundamentos del edificio sobre el cual vos habeis edificado, vos lo habeis elevado tan alto, dijo Fontenelle, que ellos mismos, quizás, se habrían sorprendido. (…)

Es necesario tener mucho coraje para ser aun malebranchista; admirador perpetuo de vuestros escritos, no cesaré de abrazar la doctrina, como una emanación de Dios mismo, en quien nosotros vemos todo, y que hace todo en nosotros. “En Él vivimos, nos movemos y existimos…” (San Pablo) ‘Hechos de los Apóstoles’ 17, 28).

Juguetes continuos de los objetos sensibles de los cuales vos nos habeis pintado muy bien los peligros, nosotros creemos, Sombra ilustre, que debemos de cambiar de Filosofía como de hábitos. Pero vos que veis ahora la verdad en el punto inmutable de la eternidad, vos sabeis que sí nosotros somos menos sensuales y nos ocupamos más en las cosas de Dios, seríamos realmente no “malenbrabranchistas”, sino filósofos cristianos, tales como vos nos habéis enseñado a ser” (29).



Notas

(28) (Louis-A.) Marquis CARACCIOLI, La conversation avec soi-même, par le…, Colonel  au service du Roi de Pologne, Electeur de Saxe, nouvelle édition, revue, corrigigée & augmentée, Liège, J. F. Bassompierre – Bruxelles, Vanden Berghen 1762, pp. V-XVIII.
(29) Ibid., pp. V-VI, VI-VII, VIII-IX.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+