domingo

ENCUENTRO CON LA SOMBRA (El poder del lado oscuro de la naturaleza humana) - 134


OCTAVA PARTE

LA CONSTRUCCIÓN DEL ENEMIGO: ELLOS Y NOSOTROS EN LA VIDA POLÍTICA

32: LA MENTALIDAD CHAUVINISTA (1)

Susan Griffin

Es feminista y autora de Voices; Rape: The Power of Consciousness; Woman and Nature; The Roaring Inside Her; Pornography and Silence: Cultures’s Revenge Against Nature A Course of Stones: The Private Life of War (de próxima aparición). Reside en Berkeley, California.

Debemos profundizar en “la mentalidad chauvinista” que ha definido el uso del término hombre para referirse a todo el género humano -excluyendo a la mujer- y descifrar cuál es la imagen de la mujer, de “negro” o de “judío” que tienen en su mente. Esta es la razón que me induce a escribir sobre la pornografía. La pornografía -que, en palabras de la poetisa Judy Grahn, es la “poética de la opresión”- es la mitología de esa mentalidad. Si logramos comprender las imágenes que pueblan ese tipo de mentalidad podemos cartografiar su orografía y llegar incluso a predecir los caminos que se abren ante ella.

Este es un asunto de capital importancia ya que, hechizados por dicha mentalidad -una mentalidad, por otra parte, de la que todos participamos en una u otra medida- creemos que lo que nos ocurre es fruto de nuestro destino. Es por ello que hemos llegado a considerar que algunas de las plagas que asolan a nuestra civilización -como la rapiña o el holocausto, por ejemplo- forman parte de nuestro sino. Creemos que hay algo y tenebroso en el alma humana que ocasiona la violencia hacia nosotros mismos y hacia los demás. Culpamos a nuestra naturaleza -y a la naturaleza en general- de las decisiones tomadas por la cultura. Sin embargo, cuando observamos más detenidamente el sentido de la pornografía nos damos cuenta, por el contrario, de que la naturaleza no sólo ha rechazado con violencia a la naturaleza sino que, con mucha frecuencia, ha adoptado ante ella una actitud revanchista.

A medida que vayamos estudiando las imágenes que nos proporciona la mentalidad pornográfica iremos comprendiendo el sentido de su iconografía. Veremos así que, en la pornografía, el cuerpo atado, sometido, maltratado e incluso asesinado de la mujer son símbolos de poder de la naturaleza, un poder temido y odiado por la mentalidad pornográfica. Descubriremos también que para la mentalidad pornográfica “la mujer” representa -como el “judío” para el antisemita o el “negro” para el racista- la parte escindida de su alma, esa dimensión de su ser que preferiría negar y relegar al olvido, y comprenderemos que el reconocimiento de esa parte escindida de su alma conlleva la recuperación de eros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+