domingo

PSICOLOGÍA LITERARIA - JULIO HERRERA Y REISSIG


(El Diario Español, 1907)

Exégesis de introspección. Modos del inconsciente. El esfuminio y la luz en el arte. Moldes de sensibilidad. Rejuvenecimiento de la poesía. Lo intraductible en la sensación. El alma de las palabras. Jano del pensamiento. Dos teorías de estética que son una misma. El sentido evocatorio. Lo simple y lo sutil. Lo antiguo en lo moderno. Platón y el siglo XIX.

PRIMERA ENTREGA

I (1)

Hay un algo intraducible en toda idea. Son esos mil lentejueleos erráticos que titilan; son esos mil suspensivos del subconsciente poético; son esas mil luciérnagas espectrales que cada uno ve o imagina de distinto grado en la expresión verbal. ¿Cuántos sentidos tiene el hombre? ¿Cuántas facetas tiene el vocablo? Los elementos de la emoción viven en nosotros tanto como en la naturaleza. La abeja mira, aspira, huele, roza, oye palpitar y gusta la flor, con la que hará en su alquimia dulce oro. Tal es el artista. Si la gota de miel sabrosa es una síntesis de diversas impresiones y evoca en nuestro espíritu distintas formas de sensibilidad, la “palabra himética” llamémosle, designa en sí fenómenos táctiles, olfativos, visuales, de audición y gusto; refinamientos de una tarea  y de un intercambio con el medio ambiente, tan lógicos y tan químicos, como los que existen entre el arte y el vegetal.

Gustad la fórmula. Saboread la miel. No expliquéis, ya que en la metafísica de la palabra y de la simple cosa se llega a un punto en que se pierde pie. ¿Qué es la idea sin el signo? ¿Qué es el signo sin la idea? Y bien, todo es idea, y todo es signo. Los objetos todos tienen una vida inteligente o inenteligible. Hay que saber leer en la naturaleza. Hay que saber oír en su música caprichosa y vaga. Lo inexpresivo no existe. Y si existiera, negación sublime, expresaría la nada que equivale a expresarlo todo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+