domingo

LA CONVERSACIÓN CONSIGO MISMO DEL MARQUÉS CARACCIOLI (26)


EL LIBRO QUE JOSÉ GERVASIO ARTIGAS RELEÍA TODOS LOS DÍAS EN IBIRAY
(Fragmentos del capítulo VIII de Artigas católico, segunda edición ampliada con prólogo de Arturo Ardao, Universidad Católica, 2004)

por Pedro Gaudiano

APÉNDICE 9

“Un filósofo sistemático por lo común es peligroso; más ocupado de sus propias ideas que de la razón, a quien hace doblar a su gusto, toma por el iris lo que sólo tiene los colores de un prisma. Ya lo hemos visto, es preciso dejar los sistemas a un lado, y buscar la verdad en la verdad misma; pero esto no se acomoda bien con la vanidad. Se da principio diciendo, yo pienso como Descartes, o como Locke, antes de mirar si estos autores pensaron bien, y se cree que al abrigo de esos grandes nombres ninguno puede errar; sin embargo es mucho mejor hallar la verdad pasando por insensato a los ojos de la multitud, que tener reputación de sabio abrazando el error” (pp. 249-250).

“Sólo acercándonos al Ser Supremo e increado, hallamos en nuestras almas verdaderos títulos de grandeza que, por tan preciosos, merecen toda nuestra estimación. El alma puede subsistir independientemente del cuerpo pero no puede vivir sin relación con Dios. Esta íntima unión parece imaginaria a los hombres de carne y sangre. Sin embargo, como dice San Agustín y como nos lo repite nuestra propia conciencia, la Sabiduría eterna habla a las criaturas en lo más secreto de su corazón. Hay una voz interior que, sin el socorro de las palabras, se da a entender de un modo inteligible en lo más profundo de nosotros mismos. A esta escuela interior llamo yo a los hombres” (pp. 251-252).

“Sólo el alma bien examinada y bien sondeada, es una demostración completa de la presencia de un Dios, y de su intimidad con nosotros. (…) Todos los hombres que han hablado más dignamente de la Divinidad, nos han enviado a la escuela de nosotros mismos. Sabían por experiencia, que el silencio y el recogimiento son como dos alas que nos balancean entre las pasiones y los sentidos, y nos conducen al Ser increado. San Agustín no tuvo otro objeto en sus soliloquios que llamar al alma hacia aquel que le formó” (p. 256).

“El sello de la Divinidad grabado en el fondo de nuestras almas y palpable en todos nuestros movimientos jamás puede ser borrado. Es preciso quitarles a los mortales todo su conocimiento, y todo su amor, y reducirlos a la simple circulación de la sangre antes de sofocar en ellos la idea de un Ser verdaderamente infinito. No hemos podido respirar sino por gracia suya, ni movernos sino por su poder. ¿De dónde habríamos aprendido a amar naturalmente la virtud, a respetar el orden, y a detestar el mal, sino a la vislumbre de una luz indefectible que ilumina a todo hombre que viene a este mundo? Esta luz es la que nos abre los ojos de cuando en cuando, nos desembaraza de nuestros propios sentidos, y se comunica secretamente con nosotros. ¿Sin esta maravillosa comunicación se hubieran reunido jamás los hombres en la común adoración de un Ser supremo? Todos los hombres en este culto exterior no son más que unos intérpretes de su propia alma, y de sus interiores movimientos, y no hacen sino pintar exteriormente lo que Dios pinta en su interior, desde el primer instante de su concepción. ¿Cómo es posible ver tantos homenajes y sacrificios ofrecidos por todas partes y regiones del mundo, sin reconocer que es necesario un instinto secreto, verdadero móvil de este culto universal?” (pp. 258-259).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+