miércoles

EL BLOG DE ELMONTEVIDEANO LABORATORIO DE ARTES ALCANZA LAS 350 MIL VISITAS


PAPELITO CANTA

Hugo Giovanetti Viola

Papelito canta era una expresión que se utilizaba en el Montevideo antiguo para dar a entender que había cifras que estaban demostrando la irreversible contundencia de un resultado obtenido más acá o más allá de los perseguidores de cualquier nacimiento (Silvio Rodríguez dixit).

Empezamos 2017 agregando a nuestras columnas habituales la difusión dosificada de un Tríptico multimediático (del cual se conocen hasta el momento solamente dos clips, Requiem Piedra blanca sobre una piedra negra) y una serie de celu-reportajes transmitidos en vivo que viralizaron la correntada de comunicación que venimos generando desde nuestra usina cultural del sur hacia todo el planeta en los últimos 11 años con el único objetivo de militar contra la peligrosísima tibieza intrascendente que sigue desparramando un consumismo salvaje cada vez más especializado en venderle maquillaje a la culturosis hueca.

No / ni es cielo ni es azul / ni es cierto tu candor / ni al fin tu juventud, le advirtió Homero Expósito a una minita-fetiche con el mismísimo poder profético que había empezado a campear en el Cambalache discepoliano: Tú compras el carmín / y el pote de rubor / que tiembla en tus mejillas, / y ojeras con verdín / para llenar de amor / tus máscara de arcilla. / Tú / que tímida y fatal / te arreglas el dolor / después de sollozar, / sabrás cómo te amé, / un día al despertar / sin fe ni maquillaje, / ya lista para el viaje / que desciende hasta el color final. / Mentiras / que son mentiras tu virtud, / tu amor y tu bondad / y al fin tu juventud. / Mentiras, / ¡te maquillaste el corazón! / ¡Mentiras sin piedad! / ¡Qué lástima de amor!

Y esa minita-fetiche emblematiza con un calado arquetípico digno de Shakespeare al rostro pos-posmo que seduce a millones y millones de desgraciados de toda edad que se siguen ilusionando con la eventual aparición de una solución mágica que pueda solucionarles su insoportable falta de amor a la vida.

Nosotros nos alineamos con la postura opuesta y militante -y tan terrible y hermosamente sintetizada por el Blues de la libertad del gran Indio Solari:

Mi amor, la libertad no es fantástica, / no es tormenta mental que da el prestigio loco; / es mar gruesa y oscuridad, / y el chasquido que quiere proteger / ese grito que no es todo el grito. / Mi amor, la libertad es fanática; / ha visto tanto hermano muerto / tanto amigo enloquecido / que ya no puede soportar / la pendejada de que todo es igual / siempre igual, todo igual, todo lo mismo.

Y en estos últimos once años seguimos encontrando cada vez más hermanos de distintos continentes emperrados en resolver su vida con cabeza propia y amor incondicional, como tiene que ser.

Revolucionariamente.

Y es hermoso sentir que a la corta o a larga el papelito canta.

Desde Purificación, desde Maracaná, desde el Obelisco, siempre va a seguir soplando un ventarrón de pureza flamígera parida en este sur mestizo y universal que es capaz de pintarle la cara de celeste a los perros del oro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+