domingo

DOS POEMAS DE FELIPE LEITES


1

Aquella tarde cual si fuera un espanto repentino
me dejó con las manos encendidas
de estrellas solitarias

las nubes bañaban el trigo
de sus crenchas y acariciaban el dolor del rocío
cuando el viento desnudaba alguna copla

me nacían desde las venas luces perdidas
en la piel de un canto
y las voces que se estrellan en la sed
escupen el oro que florecerá
en el mar de su risa.


2

Mis manos muerden las voces del sol
gritan con el dolor del mármol
y acarician los versos que laten
en mis entrañas

Mi voz palpita
llora en el silencio de una flor
que me abriga de las sombras
y se ahoga en el viento de tus ojos

las estrellas que canto silenciarán las espinas
y perfumarán el llanto del cielo
en el eterno resplandor que despierta
la sed de tu nombre

estos versos desnudarán
los pájaros del alma.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+