domingo

LOS “TRUCS” DEL PERFECTO CUENTISTA Y OTROS ESCRITOS (2) - HORACIO QUIROGA


Selección, prólogo y notas: Beatriz Colombi y Danilo Albero-Vergara

PRÓLOGO (2)

Por eso no es sorprendente que en torno a su figura de escritor se levante una constelación de oficios y actividades que configuran el “mito Quiroga”: “pioneer”, aventurero, “sahib”, homo faber, Robinson moderno, artesano, inventor aficionado, chacarero, “homme d’affairs”, herborista y taxidermista, entre otras, Actividades, oficios e imágenes no escriturarias en “stricto senso” y que apuntan a una exaltación de la vivencia, a una filosofía de la experiencia. Vivir para contar, parecería ser el corolario puesto que todos estos saberes articulan su narrativa. Ya Noé Jitrik (2) ha señalado el peso de la experiencia en Quiroga, desde la experiencia de vida hasta la experiencia límite: la escritura.

En su escritura, Horacio Quiroga realiza el pasaje del modernismo-decadentismo finisecular a la moderna narrativa, heredera en parte del realismo decimonónico, pero transformado por el dominio de la técnica narrativa y el cambio de competencia y horizonte del público lector. Su pasaje es representativo de un recambio de estéticas, de la superación del “arte por el arte” decimonónico volcado en gran medida en las más altas proporciones del Modernismo americano, a un arte comprometido con la vida, como sostiene Quiroga en el artículo considerado su testamento literario, “Ante el tribunal”, de 1930, Para Horacio Quiroga, la literatura no es registro naturalista, a pesar de su insistencia en la precisión de los datos, la verdad de los sucesos y la avidez “experimental”; no es mímesis realista, no es tampoco experimentación en el sentido de la vanguardia con la que mantiene una sorda polémica, como veremos, sino carnadura de una experiencia transformadora.

Los artículos aquí reunidos permiten aproximarse a esta dimensión de la obra de Quiroga: el escrito reflexivo, la declaración de principios, la poética, las predilecciones, las opciones, reticencias y olvidos, la afiliación a determinada tradición, la polémica, la imagen social del intelectual, la conformación del gusto, del mercado literario, el lugar y los derechos del escritor, la idea del arte y la literatura.

Los textos cubren un extenso arco de producción, que va desde los primeros escritos modernistas de 1899, aparecidos en la Revista del Salto, dirigida por Horacio Quiroga, hasta “Ante el tribunal”, de 1930. El criterio de la antología también ha sido amplio: se recopilan aquellos artículos relacionados con literatura (3) y otros que, sin ser estrictamente literarios, son reveladores de su posición estética y de su ubicación en el campo intelectual.

En la articulación de estos escritos, Quiroga trabaja con los discursos de todos los géneros fragmentarios y menores que hacen a la nueva cultura urbana: propaganda, caricaturas, viñetas, diálogos anónimos, sueltos, cables y noticias. El público que Quiroga recorta es también variado, como variado es el espectro de los medios en los que colabora, por eso su tono y contenido tienen un registro muy amplio: ramplón, edificante, folletinesco o bien irónico, mundano y ensayístico. Por último, el grueso de estos artículos pertenecen a la década del ’20, momento de consolidación de Quiroga como escritor -después de su consagración de 1917 con Cuentos de amor, de locura y de muerte-, pero también de paulatino desprestigio, que lo va marginando hacia los ’30 de los medios donde había colaborado, cuando “todavía no declinaba su estrella, aunque había pasado el cenit”, como recordará, años después, Ezequiel Martínez Estrada. (4)


Notas

(2) Jitrik, Noé, Horacio Quiroga, una obra de experiencia y riesgo, Buenos Aires, ECA, 1959.
(3) El antecedente de esta compilación es el volumen Horacio Quiroga. Obras inéditas y desconocidas, tomo VII: Sobre literatura, Montevideo, Arca, 1970, con prólogo de Roberto Ibáñez.
(4) Martínez Estrada, Ezequiel, El hermano Quiroga, Montevideo, Instituto Nacional de Investigaciones y Archivos Literarios, 1957.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+