domingo

AL CHE: MUERTE EN OCTUBRE - SAÚL IBARGOYEN DESDE MÉXICO


Desde esta frontera cercana a todas las galaxias
bajo la señal de Libro y su suntuoso equilibrio
en un constante insistente repetido día que recuerda
la vida desgarrada que el Comandante Ernesto Che Guevara
otorgase por herencia a los pueblos oscuros y sufrientes
de cada mundo de este mundo:
en un constante día de octubre
que las siempre rosas
y el siempre rojo vivo proclaman
la muerte
vuelve a estar entre nosotros:
así recordamos la lluvia detenida sobre cuerpos ausentes
la cara del padre donde solo habita la tristeza
el gesto del amigo abandonado.
Pero alguien a quien amamos
ha colmado un nuevo ciclo de dolor terrestre
cuya cifra debemos olvidar:
se cierra otro año
de durísimas industrias y temores:
hay sangre ennegrecida sobre nuestras cabezas
pensamos qué será de los hijos de los hijos
qué de nosotros
sin embargo obtenemos una sonrisa un impulso de sol
una palabra un sonido de silencio que penetran
los incontables universos de cada día.
Y transcurrimos hacia un lejano mar
hacia arenas torturadas por el viento
hacia el perfume de claros olivares
hacia antiguas canciones que debemos escuchar
para después bien morir.
Desde esta frontera que tiembla sobre la tierra
entramos en un año más de muerte
un año más que mordimos
como el pan de los cuerpos derrumbados
(con qué labios con qué dientes?)
usando nombres: el tuyo Comandante Ernesto Che Guevara
el tuyo padre mío Leandro
el tuyo mi amigo solitario Pablo
el tuyo muchacha sin nombre que en algún lugar
devoras tu ceniza incesante
(con qué derechos con qué lágrimas?)
diciendo palabras:
las tuyas comandante por ejemplo "hagamos
que cada uno de nosotros sea una bandera"
o "ese día me sentí cobarde"
las tuyas padre mío tan iguales
y tan distintas tan distantes
las tuyas mi amigo silencioso
las tuyas oh muchacha
que estás en el fuego de los sueños
(con qué voces con qué gritos con qué alientos?)
narrando trabajos incansables:
los tuyos Comandante: selvas sierras pulmones
enloquecidos libros pueblos nostalgias
tu fiebre y tu isla luminosa tus combates
los tuyos padre mío: una mirada 
una guitarra un pájaro
los tuyos mi amigo: tus puras ávidas manos
contra el mundo
los tuyos muchacha: dejar que se cumpla
densamente la noche
(con qué hazañas con qué lucha con qué esfuerzo?)
repitiendo lo que somos
recordándonos en ti mi Comandante
regresando de ti padre mío
olvidándote oh amigo mío
desvaneciéndote muchacha en nuestra boca
alejándonos de octubre
separándonos de sus crónicas de traición
y de ausencia
de sus memorias de sangre ennegrecida
preguntándonos interrogándonos
qué haríamos
sin esta muerte total
de cada día. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+