sábado

ENCUENTRO CON LA SOMBRA (El poder del lado oscuro de la naturaleza humana) - 131

OCTAVA PARTE

LA CONSTRUCCIÓN DEL ENEMIGO: ELLOS Y NOSOTROS EN LA VIDA POLÍTICA

31: NOSOTROS Y ELLOS (3)

Fran Peavey (en colaboración con Myrna Levy y Charles Varon)

Heck tiene que enfrentarse una y otra vez ante quienes piensan que “quien una vez fue nazi seguirá siéndolo durante toda la vida”. La gente le responde: “Hablas muy bien pero no creemos lo que nos dices. Es muy difícil dejar de creer en algo que has creído”. Heck explica pacientemente una y otra vez que pasaron muchos años antes de que pudiera reconocer que había sido educado en la mentira. Por otra parte, los neonazis le llaman por teléfono a altas horas de la madrugada y lo amenazan de muerte: “Aun no te hemos cogido, traidor, pero no tardaremos en terminar contigo”.

¿Qué sentía Helen en Auschwitz hacia los nazis? “No me gustaban pero no puedo decir que deseara matarlos. Nunca lo sentí así. Creo que no soy una persona rencorosa”. Por otra parte, Helen se ve frecuentemente hostigada por los mismos judíos que la censuran por no odiar, por no desear la venganza. “Es imposible que no los odies” -le dicen.

En las conferencias sobre el holocausto y el genocidio y en las conversaciones posteriores que he sostenido con Helena he tratado de comprender qué es lo que le ha permitido ser tan objetiva y no acabar culpando al pueblo alemán por el holocausto, por su sufrimiento y por la muerte de su esposo y he llegado a la conclusión de que la respuesta radica en su apasionado estudio de la historia.

La mayoría de las personas cree que la única explicación posible del holocausto nazi es que fue la obra de un loco pero, en opinión de Helen, ese tipo de conclusiones nos impide pensar que cada uno de nosotros podemos vernos implicados en un holocausto. La valoración de la salud mental de Hitler -afirma- importa menos que el examen minucioso de las fuerzas históricas y del modo en que Hitler las manipuló.

“A medida que se acercaba la guerra -me dijo Helena- comencé a leer e informarme de todo lo que había ocurrido desde 1933, cuando mi visión del mundo se colapsó. Leía continuamente. ¿Cómo había podido desarrollarse “el estado de S.S.”? ¿Cuál fue el papel desempeñado por la Gran Bretaña, Hungría, Yugoslavia, los Estados Unidos y Francia? ¿Qué es lo que había propiciado el holocausto? ¿Cuáles fueron los pasos concretos que lo permitieron? ¿Qué es lo que buscan las personas cuando participan en movimientos fanáticos? Creo que este es el tipo de preguntas que seguiré haciéndome hasta el fin de mis días”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+