jueves

LECCIONES DE VIDA (9) - ELISABETH KÜBLER-ROSS Y DAVID KESSLER


1 / LA LECCIÓN DE LA AUTENTICIDAD (7)

EKR

Hace unos años, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chicago, tuve la suerte de ser elegida profesora favorita. Se trata de unos de los mayores honores que los profesores pueden recibir, pues a todos nos gusta que los alumnos nos valoren. Cuando anunciaron que yo había ganado el premio todo el mundo fue muy amable conmigo, como era habitual. Pero nada me comentó nada del premio y percibí que había algo detrás de sus sonrisas, algo que no explicaban. Al final del día recibí en mi despacho un espléndido ramo de flores de parte de uno de mis colegas, un psiquiatra infantil. La tarjeta decía: “Me muero de envidia, pero aun así, te felicito.” A partir de aquel momento supe que podía confiar en aquel hombre. Lo quise por ser tan real, tan auténtico. Siempre sabría a qué atenerme con él y me sentía segura a su lado, pues mostraba su verdadero ser.

Ser quienes somos de un modo perfecto incluye ser sinceros sobre nuestros aspectos oscuros, sobre nuestras imperfecciones. No sentimos cómodos cuando sabemos quién es la persona con la que estamos, y resulta igualmente importante aprender la verdad sobre nosotros mismos, sobre quiénes somos.

Un hombre me explicó la historia de su abuela, que enfermó a punto de cumplir los ochenta años.

“Me costaba mucho dejarla marchar -me contó-. Al final, reuní el valor suficiente para decirle que no quería perderla. Sé que parece egoísta, pero es así como me sentía. “Querido nieto -me dijo-, me siento completa y mi vida ha sido plena. Sé que ahora no me ves llena de vida, pero te aseguro que he vivido mi viaje con mucha intensidad. Somos como tartas: damos un pedazo a nuestros padres, otro a nuestra pareja, otro a nuestros hijos y otro a nuestra profesión. Al final de la vida, algunas personas no han guardado un trozo para ellas mismas y ni siquiera saben qué clase de tarta son. Yo sí lo sé. Es algo que todos descubrimos por nosotros mismos. Y puedo abandonar esta vida sabiendo quién soy.”

“Cuando oí las palabras ‘Sé quién soy’, pude separarme de ella. Gracias a aquellas palabras lo conseguí. ¡Sonaba tan completo! Le dije que cuando me llegara el momento de morir esperaba ser como ella y saber quién era yo. Ella se inclinó hacia delante, como si fuera a contarme un secreto, y me dijo: “No tienes que esperar a morirte para descubrir qué clase de tarta eres.’”
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+