jueves

NOCHE OSCURA (20) - SAN JUAN DE LA CRUZ


VIGÉSIMA ENTREGA
CAPÍTULO 12

De los provechos que causa en el alma esta “Noche” (2)

5 / Esto da muy bien a entender el mismo profeta Isaías, diciendo: ¿A quién enseñará Dios su ciencia y a quién hará oír su condición? A los destetados -dice- de la leche, a los desarrimados de los pechos (28,9). En lo cual se da a entender que para esta divina influencia no es la disposición la leche primera de la suavidad espiritual ni el arrimo del pecho de los sabrosos discursos de las potencias sensitivas que gustaba el alma, sino el carecer de lo uno y desarrimo de lo otro; por cuanto para oír a Dios, le conviene al alma estar muy en pie y desarrimada según el afecto y el sentido, como de sí lo dice el profeta diciendo: Estaré en pie sobre mi custodia (esto es, desarrimado el apetito), y afirmaré el paso (esto es, no discurriré con el sentido), para contemplar (esto es), para entender lo que de parte de Dios se me alegare (Hab. 2,1). De manera que ya tenemos que de esta Noche seca sale conocimiento de sí primeramente, donde, como de fundamento, sale estotro conocimiento de Dios. Que, por eso, decía San Agustín a Dios: Conózcame yo, Señor, a mí, y conocerte he a ti. Porque, como dicen los filósofos, un extremo se conoce bien por otro.

6 / Y para probar más cumplidamente la eficacia que tiene esta Noche sensitiva, en su sequedad y desabrigo, para ocasionar más la luz que de Dios decimos recibir aquí el alma, alegaremos aquella autoridad de David en la que da bien a entender la virtud grande que tiene esta Noche para este alto conocimiento de Dios. Dice, pues, así: En la tierra desierta, sin agua, seca y sin camino, parecí delante de ti para poder ver tu virtud y tu gloria (Ps. 62,3). Lo cual es cosa admirable, que no da aquí a entender David que los deleites espirituales y gustos muchos que él había tenido le fuesen disposición y medio para conocer la gloria de Dios, sino las sequedades y desarrimos de la parte sensitiva, que se entiende aquí por la tierra seca y desierta, y que no diga también que los conceptos y discursos divinos de que él había usado mucho fuesen camino para sentir y ver la virtud de Dios, sino el no poder fijar el concepto en Dios ni caminar con el discurso de la consideración imaginaria, que se entiende aquí por la tierra sin camino.

De manera que, para conocer a Dios y a sí mismo, esta Noche oscura es el medio con sus sequedades y vacíos, aunque no con la plenitud y abundancia que en la otra del espíritu, porque este conocimiento es como principio de la otra.

7 / Saca también el alma en las sequedades y vacíos de esta Noche del apetito humildad espiritual, que es la virtud contraria al primer vicio capital, que dijimos ser soberbia espiritual. Por la cual humildad, que adquiere por el dicho conocimiento propio, se purga de todas aquellas imperfecciones en que caía acerca de aquel vicio de la soberbia en el tiempo de su prosperidad; porque, como se ve tan seca y miserable, ni aun por el primer movimiento le pasa que va mejor que los otros ni que los lleva ventaja, como antes hacía; antes, por el contrario, conoce que los otros van mejor.

8 / Y de aquí nace el amor al prójimo; porque los estima y no los juzga como antes solía cuando se veía a sí con mucho fervor y a los otros no. Sólo conoce su miseria y la tiene delante de los ojos; tanto, que no le deja ni da lugar para poner los ojos en nadie.

Lo cual admirablemente David, estando en esta Noche, manifiesta diciendo: Enmudecía y fui humillado, y tuve silencio en los bienes, y renovose mi dolor (Ps. 38.3). Eso dice porque le parecía que los bienes de su alma estaban tan acabados, que no solamente no había ni hallaba lenguaje de ellos; mas acerca de los ajenos también enmudeció con el dolor del conocimiento de su miseria.

9 / Aquí también se hacen sujetos y obedientes en el camino espiritual, que, como se ven tan miserables, no sólo oyen lo que los enseñan, mas aun desean que cualquiera los encamine y diga lo que deben hacer. Quítaseles la presunción afectiva que en la prosperidad a veces tenían, y, finalmente, de camino se les barren todas las demás imperfecciones que notamos allí acerca de este vicio primero, que es soberbia espiritual.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+