sábado

PURO VERSO (14) - HUGO GIOVANETTI VIOLA

;

primera edición: 1989 / segunda edición aumentada: 1999 / tercera edición aumentada (WEB): 2015

CINCO: DE CUERPO Y ALMA / HOMENAJE A MI PERRA (3)

(Los siguientes textos fueron creados como un correlato dialéctico de 40 desnudos expuestos por Horacio Herrera en 2008. Esta es su segunda edición WEB).


21

Ahora tenía que vivir mi Purificación.

Gilberto Gil cantó que precisás volverte perro y lamer mansamente los pisos de tu palacio.

Entonces Dios está.

Y en los sueños se respira una espiral de nácar.


22

Cuando un hombre camina sobre un mar de alquitrán siente que le crece un pecho con ternura de pez.

Entonces empieza a cantar su costilla celeste.

Hay un gran trenzamiento circular para arrancarle el halo a la virgen del estiércol.

Y la implosión de la luna ensartada por los aloes nos calma más que Mozart.


23

Los esposos empujan montañas con la mano.

Federico escribió que las bodas pueden terminar siendo bocanadas de sangre o fotos que se pudren como magnolias.

Pero dos corazones capaces de morir perfumando la misma rama tienen paz de galaxia.

Miren la tribu triste.


24

La sed adulta no precisa ni vaso ni vino y tu pezón le sonríe montañosamente a la miseria de amor.

Las rías de nácar son más altas que los atardeceres.

Pero lo dulce duele hasta que se nos desploma la última pluma.

Los ángeles fluorecen mirándonos el miedo.


25

Un día Lola amaneció al lado de un jedorazo amarillo y hubo que ponerla a dieta.

Los huesos se le fugaban acompasadamente.

Ahora había que bajarla a tiempo al jardín o desencharcar la cocina que terminamos tapizando con diarios.

La vejez de mi perra transformó la chatura de la prensa en algo útil.


26

Hora de vigilar.

La noticia con cabeza de pez irrumpió entre los pulpos para que se brindara por una Tribu Nueva.

Un místico es un borracho que atravesó el espejo.

Su trabajo es pulir la Purificación.


27


Mi perra atravesaba la casa cada cinco minutos para ofrecerme el cráneo.

Yo escuchaba las uñas sobre el parqué y estiraba el brazo sin mirarle la miel borrosa de la agonía.

A veces se resbalaba y se despatarraba y eso me ponía histérico.

Pero mi mano jamás le faltó.


28

Miren la Mujer Nueva.

La belleza uruguaya nació cuando el obelisco reverberó sobre la hondura del desmadre celeste.

Vale más una sola mirada alta que el mundo entero.

Eso lo pensó un perro de la libertad.


29

Miren la perfección.

Al acostarnos curvamos los brazos como bailarines que saludan a oscuras y dibujan sonriendo el corazón del día.

Ella llega desnuda.

La paz no es nada más que un abrigo de oro.

30

Lola me enseñó que la última belleza es un puente floral que ni los aguaceros del espanto pueden despatarrar definitivamente.

Porque la fe instintiva en los vitrales es capaz de cosernos a otro esqueleto.

Uñas del arcoiris.

Se precisan dos almas para que la desesperanza sepa que ella es el verdadero espejismo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+