domingo

ENTREVISTA CON JOSÉ VAN ROY DALÍ EL EN ITALIA


 
por Diana R. Val

Se llama José Van Roy Dalí y dice ser hijo del pintor español. Tiene unos ojos azules muy expresivos y un parecido físico considerable al de Salvador Dalí. Nació en Perpiñán (Francia), en 1940 y se considera “un ser surrealista”, con una fuerte influencia de su “padre”, al que dice que comenzó imitando, hasta que logró conseguir su propio estilo, acorde con su personalidad.

“Cien caminos para Dalí” es el proyecto que está creando José Van Roy Dalí, supuesto hijo  del pintor español muerto en 1989, que propone llevar una exposición con obras de su “padre”, copiadas por él mismo a todas aquellas ciudades del mundo que no cuenten con una calle denominada “Salvador Dalí”.

“Será mi particular homenaje y afecto de hijo para unos padres excepcionales”, afirmó el que dice ser hijo del pintor español en una entrevista que concedió en su casa-museo ubicada en la localidad de Velletri, al sur de Roma, y añadió que “será difícil olvidar su obra ya que marcó huella. Si hago algo, tiene que ser totalmente mío, así que llegó el día en que logré superar la gran influencia de la pintura de mi padre sobre mí y elaboré mi estilo”.

Inicios en el surrealismo

Sus inicios están en la pintura surrealista, que evolucionó en 1989 en un estilo que él denomina metamorfosis, “una especie de minisurrealismo” en el que todo parte de la figura, de las formas de los animales o seres humanos que en lugar de tener paisajes reales o imaginarios en su exterior, los tienen en su interior.

Recordó que sus padres, Gala y Salvador Dalí, lo dejaron a cargo de unos amigos en la ciudad norteña de Verona, en la que ejercieron como sus tutores, cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, momento en el que emigraron a Estados Unidos, debido a que Gala era hija de hebreos.

Cuando Gala conoció a Salvador Dalí, en 1929, ella estaba casada con el poeta francés Paul Eluard, al que José describió como un “hombre ligero, al que le gustaba estar con más mujeres. Mi madre tenía que soportar que su marido estuviera con más mujeres y quería un marido sólo para ella”, relató, “así que huyó con mi padre. Cuando nací, mis padres no me registraron, porque de hacerlo, resultaría hijo de Eluard”, subrayó José y recordó que Salvador Dalí y Gala se casaron en 1958, cuando el poeta murió.

Pensaron que había muerto en la Guerra Mundial

“Yo nací en febrero de 1940 y mis padres se fueron en agosto”, señaló José y explicó que se quedó en manos de sus tutores  hasta que regresaran de Estados Unidos. Vivió con ellos hasta los dieciséis años, cuando se independizó, su padre adoptivo murió y su madre tiene 94 años. “Mi madre adoptiva no quería que la verdad saliese a la luz porque todavía hoy podría tener problemas con la justicia por rapto de menores”. Narró que sus segundos padres lo quisieron en todo momento, y que después tuvieron un hijo y una hija que fueron para él como sus hermanos. Al terminar la guerra, Gala y Dalí encargaron a una señora que fuera a buscar a su hijo a Italia para que lo llevara de nuevo a Perpiñán, pero el edificio en el que vivía había sido bombardeado, por lo que pensó que había muerto en la guerra. Una vez  se casaron, en 1958, Gala “quiso venir a ver mi tumba”, pero a su padre “no le gustaban ese tipo de cosas”.  

Cuando era pequeño hacía carreras de motocicletas, y un día un amigo sentía frío y le pidió prestada su chaqueta, con tan mala suerte que su amigo tuvo un accidente mortal y “los medios publicaron que había muerto, porque mi documento estaba en la chaqueta que él llevaba. De joven utilizaba muchas veces los artículos que salieron publicados para bromear diciendo que había muerto y resucitado como Jesús”, recordó.

Con los años su tutor le contó lo ocurrido y finalmente se encontró en París con sus padres, “parecía que me querían asumir, incluso como secretario, porque al parecer todas las personas de las que se rodeaban querían estafarles”. Recalcó que posee documentos firmados por Gala y Dalí en los que  le reconocen como su hijo.

Más campero que su padre

Entre las características de las que se diferencia de su padre, destaca que él era una persona muy elegante y “yo soy más campero y me gusta la naturaleza”. Sin embargo, algo que le asemeja a su padre es el motivo de su vida: Bárbara, mujer a la que conoció hace 34 años, y “de la que me enamoré perdidamente desde el primer instante en que la vi. Ella es la que mueve mi vida, por ella y para ella pinto, escribo poesías, e incluso cocino”.

José tiene una galería de arte en su casa, además del estudio en el que crea sus obras, donde conserva algunas fotos significativas de su vida, como una en blanco y negro en la que está en brazos de Gala y Dalí y otra que señaló con tristeza, junto a su padre cuando ya estaba enfermo. Vive rodeado de dos perros y veinte gatos a los que Bárbara y él cuidan “como si fueran nuestros hijos”, afirmó. Además escribe poesías y está terminando su primer romance titulado “La decimonovena vida” y también ha trabajado como actor. Sus pinturas han estado en muestras de Estados Unidos, Europa y Australia, pero  que ahora intenta alejarse lo menos posible de casa ya que “me pongo enfermo sólo de pensar en que me tengo que alejar de Bárbara”, aseguró. Para él la expresión máxima de la felicidad es estar en su paraíso, que es su casa, rodeado de Bárbara y de los amigos  que aprecia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+