domingo

NOCHE OSCURA (47) - SAN JUAN DE LA CRUZ


LIBRO SEGUNDO

DE LA NOCHE OSCURA, TRÁTASE DE LA MÁS ÍNTIMA PURGACIÓN, QUE ES LA SEGUNDA NOCHE (PASIVA) DEL ESPÍRITU.

CAPÍTULO 14


En que se ponen y explican los tres versos últimos de la primera canción.

1 / Esta dichosa ventura del que, por hacer mejor su hecho, sale de su casa de noche a oscuras, sosegados ya los de la casa, por que ninguno de lo estorbe. Porque, como esta alma había de salir a hacer un hecho tan heroico y tan raro, que era unirse con su Amado divino afuera -porque el Amado no se halla sino solo, afuera, en la soledad, que por eso la Esposa le deseaba hallar solo, diciendo: ¿Quién te me diese, hermano mío, que te hallase yo solo afuera y se comunicase contigo mi amor? (Cant. 8,1)-, conviénele al alma enamorada, para conseguir su fin deseado, hacerlo también así, que saliese de noche, adormidos y sosegados todos los domésticos de su casa; esto es, las operaciones bajas, y pasiones y apetitos de su alma adormidos y apagados por medio de esta Noche, que son la gente de su casa que, recordada, siempre estorban el alma estos sus bienes, enemiga de que el alma salga libre de ellos. Porque estos son los domésticos que dice nuestro Salvador en el Evangelio que son los enemigos del hombre (Mt. 10,36). Y así, convenía que las operaciones de estos con sus movimientos siempre estén dormidos en esta Noche, para que no impidan al alma los bienes sobrenaturales de la unión de amor de Dios, porque durante la viveza y operación de estos no puede ser. Porque toda su obra y movimiento natural antes estorba que ayuda a recibir los bienes espirituales de la unión de amor, por cuanto queda corta toda habilidad natural acerca de los bienes sobrenaturales que Dios por sola infusión suya pone en el alma pasiva y secretamente en el silencio. Y así es menester que tengan todas las potencias y se hayan pasivamente para recibirle, no entrometiendo allí su baja obra y vil inclinación.

2 / Pero fue dichosa ventura en esta alma que Dios en esta Noche le adormeciese toda la gente doméstica de su casa, esto es, todas las potencias, pasiones, afecciones y apetitos que viven en el alma sensitiva y espiritualmente, para que ella, sin ser notada, esto es, sin ser impedida de estas afecciones, etc., por quedar ellas adormida y mortificadas en esta Noche, en que las dejaron a oscuras, para que no pudiesen notar ni sentir a su modo bajo natural, y así impidiesen al alma el salir de sí y de la casa de la sensualidad a la unión espiritual de perfecto amor de Dios.

3 / ¡Oh cuán dichosa ventura es poder el alma librarse de la casa de la sensualidad! No se puede bien entender, si no fuera, a mi ver, el alma que ha gustado de ello; porque verá luego claro cuán mísera servidumbre era la que tenía, y a cuántas miserias estaba sujeta cuando lo estaba a la obra de sus potencias y apetitos, y conocerá cómo la vida del espíritu es verdadera libertad y riqueza, que trae consigo bienes inestimables, como iremos notando algunos de ellos en las siguientes canciones, en que se verá más claro cuánta razón tenga el alma de cantar por dichosa ventura el paso de esta horrenda Noche que arriba queda dicho.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+