domingo

6 POEMAS DE JORGE CASTRO VEGA



Jorge Castro Vega (Uruguay, 1963) es poeta, crítico literario y teatral. Abogado de profesión, ingresó al Poder Judicial en 1998 y actualmente se desempeña como juez en Montevideo. Ha publicado Primera línea (1982), Poesía de sitio (1985), Poesía involuntaria (1987), Poesía certificada (1989), Poesía arbitraria, antología personal (1989), Con motivo de Ana (1991), Un poco de sol (1993) y Cosas que pasan (1997). Sus textos han sido incluidos en diversas muestras y antologías; entre ellas, Antología plural de la poesía uruguaya del siglo XX (W. Benavides, R. Courtoisie y S. Lago; Seix Barral, 1995), Poésie uruguayenne du XXe siècle (M. Renard, Éditions Patiño, 1998), y Poesía uruguaya, antología esencial (R. Courtoisie, Visor, 2010). Para el próximo año, se anuncia la publicación de un nuevo libro: El mismo, río.



ADDENDA

No a la respiración del pez sobre la arena.

Más bien -como el lanzacuchillos
que acepta ser su propio blanco- buscar
el mínimo común múltiplo
entre lo absurdo, la lógica formal
y cualquier suerte.



UNA COPA POR HAMLET

Retirar tu empuñadura, mano
ensangrentada con sangre de enemigo
a primera vista no significa nada.
Incluso podría entenderse como algo inevitable
fruto de aplazadas partidas de ajedrez
o de una inflexión de voz mal interpretada
por desperfectos de teléfono público.

Descartada a priori la legítima defensa
hundirte hasta el fondo los ojos del adversario
y después limpiar su mirada húmeda en el pasto
hasta podría considerarse un acto de piedad.

Cualquiera de estos casos
constituye una buena emulación de esperanza
-esa hermana pobre del perdón.



ESTRATEGIA

Domesticar la desesperación.
Acostumbrarse a ella
como un ciego de nacimiento
se acostumbra a su ceguera.

Le haré el amor hasta lograr desesperarla.

Entonces, tiraré el bastón
y cruzaré la calle
-sin mirar-
con la luz roja.



ANTE LOS PROBLEMAS BOTÁNICOS DE COLERIDGE

Si un hombre atravesara el Paraíso
en un sueño y le dieran una flor
como prueba de que había estado allí
y si al despertar
encontrara esa flor en su mano
¿entonces qué?

Se levanta, se viste
y sale a la calle en busca
de la muchacha más hermosa de cinco hermanas
la muchacha que baile, cante, haga
objetos de arcilla y le dé una pena tremenda
cuando la gente esté herida
en el espíritu o en la carne.
Para ahorrar tiempo, puede
esperarla en un bar.
No importa cuál, pero la muchacha
se sentará a su lado. Tiene 20 años
y le dará unos días de amor.
Tras una breve ausencia, sabrá
que ella se ha cortado el cuello con una flor.
Si algún dato no concuerda
habrá estropeado una hermosísima historia
habrá roto una red infinita
de imperceptibles y artesanales conexiones.
Entonces, será mejor
que vuelva a su sueño y se esconda en él
porque saldré a buscarlo
y no creo en el infierno.



THE REST IS SILENCE

Después de tanta partitura
tanto signo, tantas señales
ocultas en la arena
ya no es posible pronunciar palabra.

Nadie encontrará la isla
donde el viejo inventa su historia del tesoro:
la clave muda
es una botella Stradivarius.



HEXAGRAMA 49

I

Rezaban al dios del lugar
y cambiaban de lugar constantemente.
Vieron dioses que desaparecieron
como desaparece un puño
al abrir una mano.


II

Hemos perdido
las cosmogonías y los barcos.

Esta no es una iglesia
con altas camas de hospital.

El gallo duerme.
Ahora todo está por inventarse
de nuevo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+