domingo

GARY OLDMAN “HAY UN LÍMITE EN TODO LO QUE PODEMOS JUGAR CON EL TRABAJO DE DIOS”


por Fabian W. Waintal

Gary Oldman no es la típica estrella de Hollywood. Solo con nombrarlo genera un instantáneo respeto, al preguntar por él en la recepción del Hotel SLS en Beverly Hills. Si fuera Brad Pitt o George Clooney, estaría rodeado de gente pidiéndole fotos o autógrafos. Pero ni siquiera los turistas que lo ven pasar se atreven a molestarlo. Al contrario, se quedan mudos por la sorpresa. Y en cambio, sin guardaespaldas ni asistentes, él es el primero en dejarnos pasar, cuando juntos subimos al ascensor, demostrando que conserva la más notable normalidad de una estrella... que no se siente estrella.

¿Después de tantas películas, es posible conocer al verdadero Gary Oldman, con solo verlo en el cine?
Puede ser... (Se toma su tiempo para pensar y recapacita la respuesta) ¿A qué te refieres específicamente?
La gente piensa que lo conoce, pero en verdad solo conocen sus personajes. ¿Qué películas podríamos mezclar, al menos, para conocerlo personalmente, en la realidad?
¿Mezclar varias películas para conocer quién soy yo realmente?
 Sí... ¿No hay ciertos roles que reflejan quien es usted realmente?
Supongo que sí... (Vuelve a tomar su tiempo para pensar y recapacitar). Si pudiera mezclar varias películas... no sé si es posible, porque hay tantas interpretaciones que en cierta forma, uno solo va por el camino donde el escritor conduce el auto. Yo solo soy un pasajero.
¿Al menos se da cuenta lo bueno que es como pasajero, con el poder que tiene en la gente o la inspiración que genera en otros actores?
No. A veces se me cruzan actores que me dicen que los inspiro... Incluso actores muy jóvenes que están surgiendo, gente así. Pero yo sigo pensando que soy el mismo Gary del barrio New Cross (en Londres). Miro alrededor y me pregunto cómo diablos llegué hasta este lugar.
Leonard Gary Oldman, nació en el vecindario de New Cross, en Londres, el 21 de Marzo de 1958. Y como el padre también se llamaba Leonard, en la casa decidieron llamarlo Gary, como todos hoy lo conocemos. Fue gracias a una beca en la Universidad Rose Bruford Drama College, donde perfeccionó sus estudios como actor, para hacer diferentes obras de teatro. En 1985 incluso lo premiaron como Mejor Actor en la Asociación de Teatro Británico, cuando recién daba sus primeros pasos en el mundo del cine. Y así fue como también recibió la versión británica del Oscar BAFTA en la película 'Prick Up Your Ears'. En Hollywood fue marcando cada vez mejores actuaciones como el asesino de Kennedy en 'JFK' o 'Drácula', además del obsesivo policía Stansfield de 'Leon: The Professional', el personaje de Jean Baptiste Emanuel Zorg en 'El Quinto Elemento' y su versión de Beethoven en 'Immortal Beloved'. Agregándole calidad actoral a las superproducciones, una nueva generación lo conoció como Sirius Black en tres películas de 'Harry Potter' o el Detective James Gordon de las últimas tres versiones de Batman. Habiendo trabajado en nada menos que trece películas que se estrenaron en el primer puesto de las recaudaciones, hasta el Hollywood Reporter lo señaló como el actor que más recaudó en la historia del cine, con 3.700 millones de dólares en Estados Unidos y 9.600 millones en todo el mundo. Lo curioso es que siendo uno de los mejores actores del cine, nunca haya ganado el Oscar y solamente lo nominaron una vez, en el año 2012, por el personaje del espía George Smiley en la película 'Tinker Tailor Soldier Spy'. Mientras tanto, él sigue aceptando los personajes donde agrega calidad a otras nuevas superproducciones como el personaje de Dreyfus en la próxima película de 'El Planeta de los Simios' y el rol del Doctor Dennett Norton como el creador de la más nueva versión de 'Robocop'.


¿Cómo es posible que un actor del calibre de Gary Oldman solo haya sido nominado una sola vez al Oscar?

Yo no lo sé. Preguntale a ellos, no a mí (Risas).
¿Le importa, al menos?

No le presto demasiada atención (al Oscar). Ahora, cuando llegó la oportunidad, me decidí a disfrutarlo. Tampoco hay demasiado para quejarse. Me llevaron en avión a todos lados, me dieron buena comida, me pusieron con gente parecida y dijeron cosas buenas de mí. A lo sumo, hay que dar demasiadas presentaciones en vivo, respondiendo al público. Eso es lo máximo.
¿Usted vota por el Oscar?

Yo voto, sí.
¿Y puede votar por usted?

Yo creo que se puede votar por uno mismo. Pero creo que no lo hice nunca, porque sería demasiado... 'barato’.
¿Pero se siente bien ser el actor que más recaudó en la historia del cine... según The Hollywood Reporter)?

Sí, pero yo todavía sigo siendo inseguro.
Semejante título no es nada fácil de conseguir.

Sí. Pura suerte.
¿De verdad?

Sí. Bueno, no realmente, es porque estuve en películas como 'Harry Potter', 'Batman', 'Air Force One' ahora 'El Planeta de los Simios' y también 'Robocop', si hacen otra película mas... son todas producciones que suelen ir bien en las recaudaciones.

¿Y dónde hay espacio para la inseguridad, en medio de tanto éxito?

Supongo que es natural.
Tom Hanks dijo el otro día que todavía piensa que a lo mejor no lo vuelven a contratar de nuevo ¿Para ser buen actor hay que ser también inseguro? ¿Ayuda?

Creo que una dosis saludable, sí. No es ninguna neurosis ni nada neurótico. Simplemente pienso que si uno va a seguir trabajando, hay que seguir trabajando bien. Siempre es bueno ver algo y pensar que se puede mejorar la próxima vez, en vez de sentarme y decir "Dios, soy excelente". Jamás pensé que lo fui.
¿Y es verdad que en la Academia Real de Artes Dramáticas (RADA) en Inglaterra le habían dicho que busque otra carrera que no fuera actuación?

Sí, lo hicieron. ¿Dónde leíste todo eso?
Usted se preparaba bien para sus películas y yo me preparo para mis entrevistas...

Sí, es cierto, no pude entrar en RADA.
¿Cómo reaccionó en ese momento?

Me molestó, sí.
¿Tal vez fue la perfecta presión para mejorar como actor y demostrarles que estaban equivocados?

Bueno, yo solo quería hacer lo mismo que todos mis héroes o la gente que admiraba, que habían ido a la misma Academia. Tom Courtenay, Alan Bates, Albert Finney, todos esos grandes ingleses habían pasado por RADA. Y así quería empezar yo. No funcionó así. Pero ahora que miro atrás, pienso que no era tan importante. Era algo importante para mí, en aquel entonces. Tenía 16 años y me desilusioné como cualquiera de 16 años. Claro, había otras escuelas y entré en otra diferente. Fue un estigma, peroestudiar en la Academia Real probablemente suena mucho más grande de lo que realmente es.
A nivel personal, Gary Oldman interpretó cuatro veces el rol de esposo. Cuando todavía no era conocido, en 1987 se casó con Lesley Manville, la madre de su hijo mayor Alfie, pero solo estuvo casado tres años. En la época que estrenó 'JFK' y 'Drácula', tuvo un matrimonio más famoso con Uma Thurman, aunque aquella vez ni siquiera llegó al tercer año, entre Octubre de 1990 y Abril de 1992. En Febrero de 1997, cuando en cine se destacaba con 'The Fifth Element' y 'Air Force One' se casó con Donya Fiorentino y juntos tuvieron dos hijos (Gulliver y Charlie), antes de divorciarse en abril del mismo año 2001 de la película 'Hannibal'. Gary ya había aparecido en tres películas de Harry Potter y dos versiones de Batman, cuando se casó el 31 de Diciembre del 2008, con su actual esposa, Alexandra Endenborough. Y después de haber cumplido el record de cinco años de casado, por lo visto, quiere mejorar cada vez más en ese rol.
¡Felicitaciones por los cinco años de casado que festejó en diciembre! El papel de esposo es un rol que ya interpretó cuatro veces...

Bueno, es un rol del cual no estoy tan orgulloso. No estoy para nada orgulloso.
¿Por qué?

¿Cuatro veces...?
¿Cinco años de casado, no es un verdadero record para usted? ¿Al menos no demuestra que está mejorando en el rol de esposo?

Bueno, tuve varias funciones... Y la práctica hace la perfección (Risas).
En una época donde en vez de seres humanos, el ejército de Estados Unidos utiliza robots del estilo Terminator como soldados, la nueva película 'Robocop' empieza con la polémica del pueblo norteamericano que no acepta la falta de razonamiento emocional del robot y se niega a poblar las calles de los mismos robots... como policías. Es ahí donde Michael Keaton, como el gran fabricante de robots, convence a Gary Oldman, para convertir un verdadero ser humano en Robocop Y así es como también nacen más polémicas, en una película con una versión más moderna de Frankestein, con un traje del estilo Batman y Ironman, con una moto parecida a la de Tron. Y en una película que realmente mira la historia del pasado (la primera se estrenó en 1987), 'Robocop' plantea la idea de un futuro con robots que actúan, como seres humanos.
¿Qué le gustaría que un robot haga por usted, si realmente pudiera tener uno?

Probablemente tendría un robot para escribir a máquina, porque ahora todos somos mecanógrafos. ¿No? Todos mandamos mensajes en el teléfono o una computadora. Nos comunicamos con más gente, aunque al menos yo no necesite hablar con la mitad de las personas que hablo (Risas). Y aunque parece que nos comunicamos más, interactuamos cada vez menos físicamente. Tenemos todas nuestras cabezas enterradas en esto (saca su teléfono iphone). Y cuando tratas de ser padre, hay que luchar entre el hombre y la máquina. Esa es mi lucha con los jóvenes que quieren leer menos. Pero los entiendo porque si yo tuviera 15 o 14 años y pudiera interactuar con una computadora, me resultaría difícil poner mi cabeza en otro lado. Es una generación diferente. Eso es lo que pasa en cierta forma con 'Robocop’. Cambiamos demasiadas cosas... porque podemos, no porque necesariamente sea lo correcto.
¿Y así como la película 'Robocop' sugiere que un robot reemplace a los policías, qué piensa cuando las computadoras pueden reemplazar al actor, con tantos efectos especiales?

No se puede, no se puede, no se puede, no se puede.
¿No hicieron King Kong, con un actor atrás? Con una computadora pueden crear cualquier imagen hoy.

Sí, pero siguen necesitando al actor.
Un actor... que no necesita ser famoso ni ganar una fortuna.

Lo que no se puede lograr, aunque hayan logrado algo tan brillante, las computadoras no tienen intuición, no pueden ser espontáneas ni pueden sorprenderte. En la nueva película 'Planeta de los Simios', desde que hicieron la última, los efectos especiales crecieron asombrosamente, pero todavía siguen necesitando a Andy Serkis, para sorprenderte, para mostrar la interpretación que sea, para animarla. Eso no se logra con un programa. Ahora, me parece maravilloso que se le pueda dar a alguien un nuevo brazo o una pierna con esa tecnología robótica increíble en la que están trabajando ahora. ¿La viste? Tienen estos electrodos donde pueden mover los dedos de tu propio brazo. Pero también pienso que hay un límite en todo lo que podemos jugar con el trabajo de Dios.
¿Y qué opina de un mundo rodeado de cámaras en la calle, como otro estilo de robots, donde para estar más seguros, hay que ceder cierta libertad?

Es el gran debate del momento que va a continuar: la seguridad y la libertad. Debajo del paragüas de ciertas cosas, nos van quitando control de a poco, sí. Después de todo, con tantas cámaras alrededor, hoy todos somos famosos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+