sábado

LA INTIFADA PALESTINA Y SU POESÍA (2) - Alejandro Hamed Franco


Poemas palestinos de resistencia

Taufiq Zayyad
Mahmud Darwish
Fadua Tuqán
Samih Al-Qasim
Salim Yubrán

Prólogo, selección y notas de Alejandro Hamed Franco

Primera edición WEB: elMontevideano Laboratorio de Artes, 2016 / Primera edición: Arandurâ Editorial, 2002.


PRESENTACIÓN (2)

Ni la presencia bizantina ni la llegada de los árabes musulmanes en el siglo VII alteraron los rasgos palestinos comunes. No debemos olvidar que la relación entre los habitantes de Arabia y Palestina es permanente a todo lo largo de la historia, y que las zonas limítrofes del sur y el sureste palestino estuvieron siempre habitadas por árabes, fenómeno que gradualmente se traslada a las ciudades. En el año 637 el califa Omar llega a Jerusalem y, en actitud simbólica, la confirma como uno de los lugares santos del Islam, permite el regreso de los judíos a Jerusalem, de donde fueron expulsados por los bizantinos, tolerando al mismo tiempo el culto de los cristianos. De esta suerte, se inicia la etapa de arabización cultural de Palestina.

Se producen así dos fenómenos ya inextinguibles: la adopción de la lengua árabe en forma progresiva por toda la población, y buena parte de esta se convierte al Islam, aun siendo amplia todavía la cantidad de cristianos allí existentes, contando además con una minoría de judíos palestinos.

Los centros del saber religioso y erudito se encontraban en los monasterios, como los de San Sabas, San Cheritón y Santa Catalina, ubicado este en la península del Sinaí, y dependían del Patriarca de Jerusalem. Hasta el siglo VIII, las obras aun se escriben en griego y siríaco, pero de a poco el árabe se impone. El monje Teodoro Abu Qurra redactó en árabe algunos alegatos que presentó ante los musulmanes en esa época.

Si bien el latín, el griego, el siríaco, el hebreo y el árabe se mantenían en las respectivas liturgias, esta última lengua también encuentra amplia aceptación en los sectores populares.

Palestina pasa a formar parte de un conjunto de civilización y cultura a lo cual aporta sus propias cualidades. Coincide con la aparición de figuras de relevancia que trascienden ampliamente los límites del país. Al Shafei es uno de los cuatro imames que crearon escuela jurídica en el Islam. Había nacido en Gaza y murió en El Cairo en el 820. Su escuela domina en Indonesia, Malasia, en la costa oriental de África y en Siria. Las otras escuelas son: la Maliki, la Hanafi y la Hambali.

Por su parte, Al Maqdisi (s. XI) es un geógrafo e historiador destacado que nació en Jerusalem. Al Safadi, polígrafo, oriundo de Safad, donde desempeñó importantes funciones y produjo más de quinientas obras, se suma a esta lista.

A lo largo de la Edad Media, se acentúa el atractivo de esta tierra sobre los viajeros de todo el mundo. Las cruzadas enfatizan la atención europea hacia ese suelo. Con Saladino, Palestina conoce de nuevo una época de plenitud.

Ya en el siglo XVIII, sobresalen dos aspectos importantes en el campo cultural: las tradiciones populares, como la literatura, la música, el bordado, etc., y la literatura mística, donde sobresale la figura de al Nabulsi (m. 1791), originario de Naplusa, profundo conocedor de la lengua árabe.

En el siglo XIX aumenta la atención europea y norteamericana por Palestina. Ya Napoleón Bonaparte había manifestado su interés en convertir esta tierra en la base de penetración en toda la región, para lo cual había que emplear, no sólo la fuerza militar, sino también medios culturales sutiles.

Por su parte, en 1818, se constituye en Estados Unidos una asociación misionera con el objetivo de instalarse en Palestina, lo que se logra plenamente entre los años 1840-50, mientras que en Roma, el Papa Gregorio XVI exhortaba en 1831 a los jesuitas a que se dirigieran a Siria.

La llegada de la primera imprenta a Palestina representó un hito trascendente, que en su primera etapa se dedicó solamente a imprimir libros de carácter religioso. En 1851, se crea la Imprenta Nacional por Alfuns Antún Alunso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+