domingo

NOCHE OSCURA (52) - SAN JUAN DE LA CRUZ


LIBRO SEGUNDO

DE LA NOCHE OSCURA, TRÁTASE DE LA MÁS ÍNTIMA PURGACIÓN, QUE ES LA SEGUNDA NOCHE (PASIVA) DEL ESPÍRITU.

CAPÍTULO 16 (3)

Pónese el primer verso y explícase cómo, yendo el alma a oscura, va segura.

12 / ¡Oh mísera suerte de vida, donde con tanto peligro se vive y con tanta dificultad la verdad se conoce! Pues lo más claro y verdadero nos es más oscuro y dudoso, y por eso huimos de ello, siendo lo que más nos conviene; y lo que más luce y llena nuestro ojo lo abrazamos y vamos tras de ello, siendo lo que peor nos está y lo que a cada paso nos hace dar de ojos.  ¡En cuánto peligro y temor vive el hombre, pues la misma lumbre de sus ojos natural, con la que se ha de guiar, es la primera que le encandila y engaña para ir a Dios, y que, si ha de acertar a ver por dónde va, tenga necesidad de llevar cerrados los ojos y de ir a oscuras para ir seguro de los enemigos domésticos de su casa, que son sus sentidos y potencias!

13 / Bien está, pues, el alma aquí escondida y amparada, aquí, en esta agua tenebrosa, que está cerca de Dios, porque, así como al mismo Dios sirve de tabernáculo  y morada, le servirá, ni más ni menos, al alma de otro tanto, y de amparo perfecto y seguridad (aunque a ella en tinieblas), en que está escondida y amparada de sí misma y de todos los daños de criaturas, como habemos dicho. Porque de los tales se entiende lo que también David dice en otro salmo, diciendo: Esconderlos has en el escondrijo de tu rostro de la turbación de los hombres; ampararlos has en tu tabernáculo de la contradicción de las lenguas (Ps. 30,21). En lo cual se entiende toda manera de amparo; porque estar escondidos en el rostro de Dios de la turbación de los hombres, es estar fortalecidos en esta oscura contemplación contra todas las ocasiones que de parte de los hombres les puedan sobrevenir; y con estar amparados en su tabernáculo de la contradicción de las lenguas, estar en el agua engolfada en esta agua tenebrosa, que es el tabernáculo que habemos dicho de David, donde, por tener el alma todos los apetitos y afecciones destetados y las potencias oscurecidas, está libre de todas las imperfecciones que contradicen al espíritu, así de su misma carne como de las demás criaturas. De donde esta alma bien puede decir que va

a oscuras y segura.

14 / Hay también otra causa no menos eficaz que la pasada para acabar bien de entender que esta tal alma va segura a oscuras, y es por la fortaleza que esta oscura, penosa y tenebrosa agua de Dios, desde luego, pone en el alma. Que, en fin, aunque es tenebrosa, es agua, y por no ha de dejar de reficionar y fortalecer al alma en lo que más le conviene, aunque a oscuras y penosamente; porque, desde luego, ve el alma en sí una determinada determinación y eficacia de no hacer cosa que entienda ser ofensa de Dios, ni dejar de hacer lo que le parece cosa de su servicio. Porque aquel amor oscuro se le apega con un muy vigilante cuidado y solicitud interior de qué hará o qué dejará por Él para contentarle, mirando y dando mil vueltas si ha sido causa de enojarle. Y todo esto con mucho más cuidado y solicitud que antes, como arriba queda dicho en lo de las ansias de amor. Porque aquí todos los apetitos naturales y fuerzas y potencias del alma están recogidas de todas las demás cosas, empleando su conato y fuerza sólo en obsequio de su Dios.

De esta manera sale el alma de sí misma y de todas las cosas criadas a la dulce y deleitosa unión de amor de Dios,

a oscuras y segura
por la secreta escala, disfrazada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+