jueves

LA PEQUEÑA CRÓNICA DE ANA MAGDALENA BACH (34) - ESTHER MEYNEL


4 (2)

Antes que Sebastián fuese investido oficialmente de su título de Cantor, tuvo que presentarse al Consejo de Leipzig y jurar que cumpliría su cometido con aplicación y fidelidad. También tuvo que prometer que cumpliría las cláusulas de su largo contrato, del cual copio algunos trozos porque es uno de los documentos más importantes de la vida de Sebastián. Tuvo que prometer:

1º Servir de ejemplo a sus alumnos, con una vida y un comportamiento honorables; acudir puntualmente a la escuela y enseñar concienzudamente a los muchachos.

2º Tratar de elevar la música religiosa en las dos iglesias principales de esta ciudad, poniendo para ello todos los medios a mi alcance.

5º No admitir en la escuela a muchos que no tengan ya una base de conocimientos musicales o las aptitudes necesarias para aprovechar la instrucción musical, y tampoco aceptarlos sin el consentimiento y aprobación de los señores Inspectores y Directores.

6º A fin de evitar a las iglesias gastos inútiles, enseñar a los chicos no solamente música vocal, sino también instrumental.

7º Para no interrumpir el orden de la iglesia, que la parte musical no sea demasiado larga mi tenga un carácter teatral, sino hacerla propia para estimular la devoción de lo fieles.

9º Tratar a los alumnos con precaución y amabilidad y, en caso de desobediencia, castigarlos con moderación y comunicárselo a quien corresponda.

10º Cumplir fielmente mis deberes de enseñar en la escuela, y todos los demás que me pudieran corresponder.

11º Y si no pudiese cumplirlos personalmente, procurar ser reemplazado por persona competente, sin originar gastos suplementarios al Consejo o a la Escuela.

12º No salir de la ciudad sin permiso del señor burgomaestre.

Es fácil deducir de este documento, que Sebastián tenía que hacer los sacrificios de su libertad personal y de su jerarquía al transformarse, de Director de orquesta de la Corte de Cöthen, en Cantor de la Escuela de Santo Tomás de Leipzig. Pero había meditado bien el asunto previamente y, tomada la resolución, no tenía por qué quejarse.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+