domingo

IDEA VILARIÑO - JULIO HERRERA Y REISSIG: ESTE HOMBRE DE TAN BREVE VIDA (12)


Como se ve, los opuestos mecanismos de animación y de cosificación siguen estando entre sus hábitos inveterados más característicos y más creadores. Y la pasión herreriana por la dificultad los sigue entretejiendo con otras figuras. La cosificación de abstracciones da lugar a extremadas catacresis: beber el horror, sudar horror, saborear la crueldad, el bello “sudando noches y asumiendo abismos”. Otras son fuente de preciosas metonimias:

Y erró a lo lejos un rumor oscuro
de carros por el lado de las quintas…

y de esa otra singular, espléndida metonimia, esa autónoma mano de El enojo que -cosificación, comparación, animación de por medio- se tiende hacia el final:

¡Vibró el chasquido de un adiós violento!
Cimbraste al modo de una espada al viento;
y al punto en que iba a desflorar mi tema,

gallardamente, en ritmo soberano,
desenvainada de si guante crema
como una daga, me afrentó tu mano.

En Consagración son cosificadas su propia alma y la mujer amada:

Y era en vez de mi mano -atenta al caso-
mi alma quien oprimía tu cintura.

y

Al fin de mi especioso simulacro
de un largo beso te apuré convulso,
¡hasta las haces, como un vino sacro!

Vuelve a cosificar su alma -si podemos llamar “cosa” a un pájaro- en otra compleja figura de La golondrina, en que da materialidad a lo inmaterial, aunque es una materialidad viviente y activa hasta parecer confundirse con un fenómeno de animación, y aun busca dar una materialidad mayor -por leve que sea- la del beso, al canto, en tan complejo juego que nos cuesta saber quién entra al alma: pájaro, beso, canto, alma:

Y mi alma -pájaro invisible cuya
gorjeante nota fuera un frágil beso-
entró cantando al seno de la tuya!

De manera más aparatosa, más a lo Hugo, o más próxima a alguna gran imagen de Darío, anima audazmente las grandes abstracciones, como hace en Idilio espectral:

Bramaba en la ribera
de la morbosa eternidad la austera
Muerte hacia la infeliz Melancolía.

O, al revés, hace una abstracción de lo más pedestre, en esta aposición de Decoración heráldica:

Tu pie, decoro del marfil más puro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+