domingo

EL DEBUT DEL ENSEMBLE VIENÉS GARUFA!


EL QUE NO VIVE PARA SERVIR NO SIRVE PARA VIVIR

H. G . V.

Estoy escribiendo esta paginita después de haber escuchado en el Auditorio Adela Reta el primer concierto de la intensa gira rioplatense que realizará Garufa! (un ensemble tanguero de integración patriagrandista) en Montevideo, Buenos Aires, Flores, Florida, San José, Salto, Rivera, Rocha y Maldonado entre el 3 y el 18 de junio.

Tres de los integrantes del grupo son uruguayos (el vocalista Oscar Moreira, el contrabajista Felipe Medina y el guitarrista Ignacio Giovanetti) y el otro venezolano (el violinista Alejandro Loguercio), aunque el despliegue multimediático de la propuesta los transporta a un desdoblamiento histriónico literalmente desopilante.

En los últimos cinco años Garufa! se ha presentado en varios países centroeuropeos con un show realizado casi sin excepciones en alemán, y es recién en esta gira de reconexión con sus raíces que los jóvenes músicos de completísima formación universitaria en la capital mundial de la música (los cuatro se graduaron como Magister Artium en la Universidad de Viena) pueden cumplir con su objetivo de enriquecer el universo tanguero en su cuna, lo que implica una apuesta muy riesgosa.

Y supieron cumplir.

José Lezama Lima le asignaba al arte americano una misión contraconquistadora del esclerosamiento espiritual europeo, pero esta patriada de Garufa! genera una sorprendente carambola de ida y vuelta donde se concreta una síntesis de la inefabilidad de Mozart and Company con el precioso barro irreverente del barroco rioplatense.

Y además, como quien no quiere la cosa, sustituyen el pancartismo ideológico por una tensión donde el humor de vodevil (que se emparenta por momentos con la propuesta de Les Luthiers pero también con la locura de quilombo que Milos Forman describe en su Amadeus) es refinado permanentemente por un extraordinario grano sonidístico (para hablarlo en Barthes) que alquimiza la tristeza.

Vale decir: los muchachos que programaron El Danubio celeste necesitaron asfixiadamente purificar y euforizar el terrible bajón que vive el Cono Sur (y ainda mais) partiendo de un retruco explícito arrostrado nada menos que al profeta de la posmodernidad: ¿Qué el mundo fue y será una porquería? No lo sé. A mí me va fenómeno.

Y es muy difícil (y tan gratificante para ellos mismos como para su público) cagarse en la supuesta irreversibilidad del cambalache y carnavalizar tanto los mitos de Superman como los de la misma cultura clásica estándar.

No se salva ni la glorificación ad usum del sagrado Vivaldi.

Por otra parte, cada uno de los integrantes de Garufa! continuará trabajando en campos paralelos que los requieren en sus especialidades, pero esta digestión y proyección de servicio que le traen a nuestros pueblos es tarea de almas altas.

Y es evidente que cualquiera de ellos tuvo, en su momento, que comer salteado y arrancarse la nieve de los huesos, pero aprendieron, como lo formuló el Negro Jefe, que si le empatamos a la realidad le ganamos a cualquiera.

Festejen este aporte desinteresado de Garufa!, orientales que conservan la fe en nuestra grandeza.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+