martes

ALIVIO DE ESQUELETO (7) - JUAN PABLO PEDEMONTE


primera edición WEB / elMontevideano Laboratorio de Artes / 2015

AGUA DE LAS AGUJAS

Y si tu reloj ahora se apiadara?
Si tu lágrima asperjase un latido a destiempo
y la arena que cae y se agota
evidenciara la playa donde ya te dieron sepultura?
Si el sacramento de las olas arrastrase los relojes
para ahogarte en otro siglo;
si acaso vieras tu cadáver yermo en la orilla;
no le llevarías crisantemos, hoy, a tu alma?

Las agujas avanzan
urdiendo una mortaja a destajo del tiempo.

El destino
es cargar la calavera hasta al pasado y nacer.
La vida
es clavarse claveles y clavicordios
hasta morir.

Si acaso vieras tu cadáver yermo en la orilla.
Empecemos de nuevo.


ALMENDROS

El día estaba de huesos mirándome
amenazando con envejecer hasta el negro.
Pero yo tenía al sol
como un ramo de versos en el pecho.
No iba a bajar la cabeza
como un fruto que carga un árbol herido.

Llevé mi calavera
por los largos almendros de la tarde.


SIN CONDICIÓN

a Valeria Torres

Ahora que la lluvia trepida por mi víscera
como una lágrima encanecida
Ahora
que arrastro un ejército de muertos
y llevo toda la madrugada hurgando
míseras misericordias

tu mano viene como un gorrión salvaje
a redimirme.


CENIZAS DEL INCONSCIENTE

Algo musita bajo mi cama
como si del infierno quisiera
encenizarme la conciencia.
Pesadillo sobre mi cruz
un bosque de sombras ambiguas:
algo sostiene mis venas como cables de luz
donde los pájaros mueren electrocutados;
algo me extirpa los ojos
como piedras en la mano del primer pecador;
algo me obliga a arrastrar el sueño
como una bestia hostigada a remolcar su propio carro fúnebre.

Algo: abstracto como la muerte.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Google+